El clima en Neuquén

icon
12° Temp
43% Hum
La Mañana

ENET N° 1 (hoy EPET N° 8): un emblema de la Educación Técnica neuquina

Eugenio Perticone: "Cada uno de los habitantes del Comahue que pasa hoy frente a nuestra escuela, se detiene y alza los ojos para abarcarla en toda su imponente dimensión, experimentando a la vez un sentimiento de orgullo que hace más sólido su sentir hacia la comunidad en que vive… todo esto hace que mis primeras palabras sean de agradecimiento”.

Por VICKY CHÁVEZ

Neuquén > En el siglo pasado, ante el inminente desarrollo de la industria nacional, de la dignificación del trabajador y de su importancia, comenzaron a surgir demandas de enseñanza práctica de distintos sectores que exigieron (al entonces Ministerio de Educación y Justicia de la Nación) la creación de escuelas técnicas y de formación en oficios, paralelamente a la creación de organismos especializados de conducción y supervisión de todos los establecimientos.
Así fue que, por decreto 14.538/44, se creó la Comisión Nacional de Aprendizaje y Orientación Profesional (CNAOP) que, posteriormente, ante la necesidad de uniformar y agilizar lo relacionado con la enseñanza técnica y profesional determinó que ésta se fusionara con la Dirección Nacional de Enseñanza Técnica, dando origen al Consejo Nacional de Educación Técnica (CONET), creado como organismo autárquico mediante la Ley Nº 15.240 sancionada en el año 1959.
La ENET Nº 1 fue fundada en 1943 por decreto  Nª 143.794/43, con el nombre de “Escuela Técnica de Oficios de Neuquén”. Tenía dos anexos: el Comercial y el Profesional de Mujeres.
Las primeras tareas de organización estuvieron a cargo de Alberto E. Alonso, quien era Director de la Escuela de Artes y Oficios de General Roca, Río Negro; lo acompañaba Domingo Sierro Yáñez, que fuera  Director de la Escuela Nacional de Comercio “General San Martín”, hoy IFD Nº 12.
Nuestra escuela comenzó sus tareas en la calle Manuel Láinez 237, mientras que un anexo con talleres en San Martín 675.
El edificio  de la calle Láinez presentó siempre problemas funcionales, huellas de su pasado: inicialmente había sido destinado para viviendas familiares, luego para dependencias de Vialidad Nacional y más tarde comisaría.  Por estas razones es que sus paredes agrietadas eran ventanas abiertas para el viento y el frío, y sus pisos eran de tierra o cemento ya deteriorado.
La esposa de Perticone recuerda: “Faltaba todo, pero sobraba voluntad. Frente a esta situación, Eugenio dejó todas sus fuerzas y empuje para lograr ver a su Escuela convertida en lo que es hoy el edificio”.
En 1944 funcionó el Primer Curso de Técnicos con 10 alumnos en la especialidad “Industria de la Madera”. Sus profesores fundadores fueron: Alberto Sagrede, Héctor Ernesto Cámpora, Gustavo A.  Moreno, Salvador Bellostas y Francisco A. López Lima.
En 1946, el anexo Comercial se transformó en autónomo, llamándose Escuela de Comercio. Lo mismo ocurrió con el anexo Profesional de Mujeres, que en 1947 pasó a ser Escuela Profesional de Mujeres.
En 1948, por decreto  Nº 19.379/48, se llamó Escuela Industrial de la Nación.
En 1950, y mediante decreto  Nº 17.137/50, se volvió a cambiar el nombre a Escuela Industrial de la Nación -Ciclo Medio- Capitán Don Juan de San Martín.
Así llegamos a 1961, año en el cual se creó, por Resolución Nº 399, la Escuela Nacional de Educación Técnica “Capitán Don Juan de San Martín”.
 
La proyeccion del nuevo edificio
Corría el año 1964 cuando un grupo de hombres visionarios comenzó con el anteproyecto del nuevo edificio de la escuela. El lugar de destino fue el predio ubicado entre las calles Eugenio Perticone (al norte), Montevideo (al sur), avenida Olascoaga (al oeste) y Corrientes (al este). El proyecto lo realizó el arquitecto Halina Bucowiski.
En esta ardua tarea se comenzó con los planos, cómputos, presupuesto e inspección de obra, labores que convocaron tanto a alumnos como a profesores de la escuela: ingeniero Aníbal Coco, Juan José Mantelli, ingeniero Aroldo Paccini e ingeniero Diego De Haro.
La obra se inició en 1965, y su primera etapa finalizó en agosto de 1968.
Consistía en aulas, laboratorio, residencia para alumnos del interior de la provincia que venían a estudiar a Neuquén, comedor y cocina.
La segunda etapa se concluyó en diciembre del mismo año, y consistía en el patio cubierto, la ampliación del patio central, sanitarios, taller y gimnasio, administración y vivienda del director.
En 1969 se terminó la tercera etapa: biblioteca, talleres, gimnasio cubierto y gimnasio abierto.
En sus aulas se dictan las especialidades de Mecánica, Electromecánica, Construcciones, Curso de Posgrado de estructuras Antisísmicas , el sistema Dual en donde se obtiene el título de Auxiliares Técnicos.
Recordemos que a lo largo de la historia de la escuela, cientos de técnicos egresados han llevado y llevan con honor esta historia.
Muchos son egresados universitarios que cumplen sus funciones y tareas en la provincia y fuera de ella. Con su labor, prestigian la memoria de esta institución.

Recordado personal

EUGENIO FLORENCIO PEDRO JUSTO PERTICONE
Fue Director de la ENET Nº 1 desde 1955 hasta 1975, es decir que durante su tarea como director se inauguró el edificio emplazado en la calle que lleva su nombre. Nació el 3 de enero de 1933 en Darragueira, provincia de Buenos Aires; séptimo hijo varón -fue ahijado del entonces presidente Agustín P. Justo- de Cayetana Conti y Santiago Perticone. En enero de 1962 contrajo matrimonio con Mirta Clelia Acuña Rojas, con quien tuvo dos hijos, Eduardo Eugenio y Sandra Marisa, y cuatro hermosas nietas que no llegó a conocer: su vida se apagó a los 42 años un  24 de abril de 1975, cuando aún poseía un enorme potencial para brindar a la educación.
Cuando se inauguró el nuevo edificio, en el año 1972, participó el entonces presidente de facto Alejandro Lanusse. Paralelamente a su gestión de Director, integró la Junta de Alfabetización y fue nombrado por el CONET Supervisor de las escuelas ubicadas en las provincias de Río Negro, La Pampa y sur de la provincia de Buenos Aires.

NOLY FORNASIN
Fue Secretario de la escuela y jefe de Taller. Trabajó en épocas de Perticone, como lo podemos apreciar en la fotografía, recurso insustituible de la historia.

JUAN JOSÉ MANTELLI
Fue el Director que asumió luego del fallecimiento de Perticone. Mantelli ejerció su tarea docente en la escuela donde había estudiado. Era conocido su amor al arte, al dibujo, a la fotografía;  fue capaz de  promover todas las expresiones artísticas y deportivas que se pudieran desarrollar en el gimnasio del establecimiento.
En 1958-1959 intervino en el concurso para el escudo y estampilla para la reciente creada provincia.
Mantelli falleció el 27 de julio de 1991, cuando hacía muy poco tiempo que se había jubilado. La Municipalidad lo honró colocando su nombre a la Plazoleta que está ubicada enfrente a la escuela, sobre la avenida Olascoaga.

JORGE OSVALDO LUPPI
Asumió la Dirección luego del fallecimiento de Juan José Mantelli. Ya ejercía funciones de docente y Vicedirector.  Sentía orgullo por sus egresados, participantes en Ferias Nacionales e Internacionales, porque exhibían las numerosas tareas desarrolladas en el establecimiento.

RODOLFO HÉCTOR ROLDÁN
Fue Vicedirector, ejerció tareas como jefe de Taller en el viejo edificio de la calle Láinez. Fue asiduo colaborador de las Ferias de Ciencia y Tecnología que se desarrollan en la provincia y fuera de ella.
Contribuyó para que la escuela participara en Estados Unidos, Brasil y Perú.

RÁMON DÍAZ
Fue el jefe de Preceptores ¡de tantas generaciones!, de aquellos que ya no abundan. Dueño de una rectitud inconfundible, no sólo con el alumnado sino también con el personal docente.
También entregó su vida para el crecimiento de nuestra querida escuela.
 
DOMINGO HERNÁNDEZ
Recordado secretario de la escuela.
 
IRENE TODERO
Ejerció con eficacia de funciones administrativas en el establecimiento.
 
TATO LIGALUPPI
Recordada preceptora del establecimiento.
 
JUAN MANUEL BONAIUTO
Regente de Cultura General.
 
ERNESTO BUNZLI
Jefe de Taller.
 
ALEJANDRO FUNES Y SR. MORÉ
Personal de Taller.
 
Los porteros FLORINDA CALFUQUEO, DON FLORES, DON QUIROGA, CEFERINA, ESTELA, entre tantos otros.
 
Y mucho personal que pasó por sus aulas: todos dejaron su imborrable impronta.

Lo más leído