Es el turno del Ángel de la muerte

Underground llevará al cine la historia del criminal más violento y despiadado del país. En la década del 70 mató a once personas, protagonizó 17 robos y cometió dos violaciones. Desde esa época cumple su condena en un penal de máxima seguridad.

Los hermanos Sebastián y Luis Ortega volverán a trabajar juntos para llevar a la pantalla grande uno de los casos policiales más estremecedores de la historia argentina: el de Carlos Eduardo Robledo Puch, apodado "el ángel de la muerte" por su aspecto aniñado y su rostro inocente, enmarcado por unos rizos dorados similares a los de los óleos del Renacimiento.

Puch nació en 1952 y a los 20 años se hizo conocido en los medios del país cuando fue detenido (en 1972) por cometer 36 delitos: mató a once personas a sangre fría -a la mayoría de ellos mientras dormían-, fue el autor material de 17 robos y participó como cómplice de dos violaciones.

Sin elenco confirmado ni la fecha exacta en la que comenzarán las grabaciones de este nuevo proyecto de Underground, los hermanos Ortega están muy motivados debido al éxito de su miniserie Historia de un clan, en donde repasan el caso de la familia Puccio, que durante la década de los 80 secuestró a importantes empresarios; y la consagración de la película El clan –sobre el mismo caso, dirigida por Pablo Trapero y protagonizada por Guillermo Francella- que continúa en carrera para los Premios Oscar.

Entre rejas. Fue condenado a prisión perpetua más la pena de reclusión por tiempo indeterminado. "Cuando salga los voy a matar a todos", dijo al conocer su condena, que desde hace 43 años cumple en el penal de Sierra Chica.

Para ello, volverán a basar sus libretos en la investigación y entrevistas realizadas por el periodista Rodolfo Palacios, volcadas en su libro El Ángel Negro. Vida de Carlos Robledo Puch, asesino serial. "Es el mayor asesino civil de la historia criminal argentina. Una leyenda negra del crimen. El preso bonaerense más antiguo. Quizá lo sea del país. Es un hombre atormentado que, como él mismo dice, no ha vivido nada. La tragedia que causó terminó por devorarlo", explicó el autor.

Sin embargo, la historia de este criminal no termina en su detención dado que, según el escrito de Palacios, "el ángel de la muerte" fue torturado en la cárcel para que confesara todos sus asesinatos. "Cuando lo detuvieron confesó cada uno de sus crímenes. Aunque lo hizo bajo torturas. Eso me lo confirmó una persona que participó de la investigación. Lo torturaron en la Comisaría 1ª de Tigre, que tiempo después fue un centro clandestino de detención de la dictadura militar. En esas confesiones dio todos los detalles", explicó el escritor, aunque luego aclaró que en su entrevista Puch negó haber matado a esas personas.

En la TV
Los policiales, a la cabeza

El caso Puch llegó a la pantalla chica de la mano de Canal 9 y del productor Rodolfo Ledo -durante el periodo de 1994/95- en el ciclo televisivo Sin condena. El actor Pablo Patlis fue el encargado de ponerse en la piel del temible asesino. En esa serie de unitarios también se relataron los casos de la doctora Cecilia Giubileo, quien hasta el día de hoy sigue desaparecida y que presuntamente conocía las irregularidades sobre el tráfico de órganos en la colonia neuropsiquiátrica de Open Door, provincia de Buenos Aires.

Dado el interés por los policiales por parte de las productoras, uno de los casos que aún falta explotar es el de los hermanos Pablo y Sergio Schoklender, quienes asesinaron a sus padres Mauricio Schoklender y Cristina Silva Romano en 1981, aparentemente para vengarse de los tormentos ocasionados por los abusos sexuales a los que habían sido sometidos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído