El clima en Neuquén

icon
22° Temp
40% Hum
La Mañana Satélite

Estudiantes cipoleños crearon a Messi, un satélite del tamaño de una lata de gaseosa

Se trata de cuatro alumnos del CET 30 que diseñaron un prototipo con capacidad para detectar zonas con riesgo de sufrir incendios forestales. Ganaron un reconocimiento a nivel nacional.

Una vez más un grupo de estudiantes cipoleños volvió a ser reconocido a nivel nacional por un proyecto vinculado a la ciencia y la tecnología. Esta vez el objetivo era crear un satélite del tamaño de una lata de gaseosa que pueda volar a 300 metros de altura y mantener contacto con la Tierra. Messi, como lo llamaron, podría ser lanzado antes de fin de año.

El grupo de trabajo está conformado por los estudiantes Valentino Sario y Tiziana Perfumo Bouzon de cuarto año, y Luka Hugon y Francisco Nicolás González de quinto, todos de la especialidad de informática del CET 30 del barrio Don Bosco. Estuvieron coordinados por la docente Mirta Urrutia quien acompañó el proyecto desde un primer momento. La iniciativa tiene trascendencia internacional con el aval de las agencias espaciales más importantes del mundo, como la NASA y la ESA.

Te puede interesar...

El equipo cipoleño fue el único de un colegio público de Río Negro y Neuquén que logró conseguir una mención de honor, y no descartan poder lanzarlo para probar su funcionamiento.

Urrutia, a cargo de las asignaturas de seguridad informática y programación, contó a LM Cipolletti que fueron los propios estudiantes quienes se enteraron de la competencia y solicitaron el acompañamiento del colegio, trabajando en el prototipo en horarios extraescolar y fines de semana, y con presupuesto propio.

"El objetivo del proyecto era construir un satélite a escala con un tamaño de una lata de gaseosa. Se trata de una competencia que solía hacerse para universidades, pero esta vez se abrió la convocatoria para escuelas secundarias. La intención es poder lanzarlo con un cohete hasta alcanzar 300 metros de altura donde se desprenden dos partes y sale la lata en un paracaídas", comentó la docente.

Alumnos CET30

Entre las características específicas se mencionaba que el artefacto debía medir 5 centímetros por 15 de alto, y pesar hasta 300 gramos, incluyendo el paracaídas.

Una de las exigencias del proyecto es que se pueda mantener una comunicación con la Tierra a través de Arduino, el lenguaje seleccionado para programar los componentes. También usará el sistema de transmisión de datos conocido como LORa.

"La misión primaria que debe concretar este satélite fue un requerimiento del concurso. Tras el contacto con la estación terrestre se deben obtener y transmitir los datos de presión, humedad y temperatura, al menos una vez por segundo. Lo que debería hacer el equipo es la conexión y programación, realizando una telemetría de los datos censados", comentó la docente.

El artefacto debe medir 5 centímetros por 15 de alto, pesar hasta 300 gramos y alcanzar 300 metros de altura.

prototipo satelite.jpg
El prototipo del satélite no debe superar las dimensiones de una lata de gaseosa.

El prototipo del satélite no debe superar las dimensiones de una lata de gaseosa.

La segunda misión fue propuesta por los estudiantes, y ellos eligieron la medición de rayos UV y biomasa por foto infrarroja con lo que se podría detectar zonas muy secas, advirtiendo los sectores con mayor probabilidad de sufrir incendios durante el verano.

Los chicos explicaron que si en el ambiente hay poca humedad y mucha intensidad de rayos UV, es más probable que en ese sector ocurran incendios. Para lograr esto, se deberá censar humedad y rayos UV al menos una vez cada 3 segundos y transmitir esa información a la estación terrena con una telemetría de los datos. También se deberá tomar fotografías infrarrojas para poder calcular posteriormente el índice NDVI, que detecta vegetación seca.

Detallaron que en las zonas donde se descubra que el índice de UV es alto, haya poca humedad ambiente o existan áreas con vegetación seca, se podría realizar una limpieza de vegetación seca o una quema controlada para evitar incendios forestales.

Alumnos CET30

Urrutia explicó que al concurso se presentaron 900 equipos de todo el país y tras la primera etapa quedaron la mitad. "De ahí salieron dos nóminas de 25 equipos a los que les enviarán el kit para la fabricación del prototipo, y las menciones de honor. No quedamos dentro de los que reciben el kit, pero sí recibimos la mención de honor. Somos el único colegio público de Río Negro y Neuquén en conseguirlo y esto es algo para destacar, porque los chicos pusieron mucho esfuerzo y dedicación", expresó,

El equipo diseñado mide presión, humedad y temperatura, y podría prevenir incendios forestales.

Pese a no recibir el kit, piensan en armarlo y probarlo. "La posibilidad de construirlo existe, pero de probarlo es mas difícil porque necesitamos alcanzar un kilómetro de altura. Sin embargo, no nos damos por vencidos y vamos a intentarlo", indicó la profe.

Además, el fin de semana consiguieron el compromiso del intendente Claudio Di Tella para acompañar económicamente al proyecto, con financiación municipal. Construirlo demandaría, según los precios de julio, poco más de 70 mil pesos.

El proyecto de los cipoleños cuenta con un amplio programa de difusión el redes sociales. Tiene su propia página web, Instagram y hasta canal de YouTube donde muestran los avances.

Estudiantes cipoleños crearon a Messi, un satélite del tamaño de una lata

Los cipoleños que sueñan con llegar al espacio

Los cuatro estudiantes que forman parte del proyecto MESSI, que significa Misión Espacial Satélite Sur Inti, tienen áreas de trabajo especificas. Cada uno de ellos es una pieza clave para que el proyecto pueda concretarse, en una cadena de producción donde cada una de sus partes es única y fundamental.

Francisco Nicolás González (17 años) tiene a su cargo el área de Estación Terrena. Su trabajo consiste en ser el encargado de programar la telemetría y la recepción de datos desde la estación terrena.

Francisco Nicolás González satelite Alumnos CET30

Luka Hugon (18) es el Programador Cansat, y tendrá la responsabilidad de programar el Cansat y los sensores del equipo.

Luka Hugon satelite Alumnos CET30

Valentino Sario (16) es la persona encargada del Diseño, y su principal tarea es realizar el armado y la confección de la parte del diseño del Cansat.

Valentino Sario satelite Alumnos CET30 WEB05

Tiziana Perfumo Bouzon (16) tendrá la tarea de la Difusión; será la encargada de dar a conocer a la comunidad los avances del prototipo y su comunicación a través de las redes del proyecto.

Tiziana Perfumo Bouzon satélite Alumnos CET30

Un concurso que abre puertas a nivel internacional

La competencia en Argentina denominada Cansat en realidad se trata de una iniciativa internacional impulsada por las agencias espaciales más importantes del mundo, entre ellas la NASA de los Estados Unidos y la ESA de la Unión Europea.

El objetivo es proponerle a estudiantes la posibilidad de crear una carga útil cuyo tamaño no supere al de una lata de gaseosa, y lanzarla en un cohete hasta una altitud aproximada de 300 metros. De allí resulta el término CAN (lata) y SAT (satélite), por sus siglas en inglés.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario