¿La clave es salir con una pareja poco atractiva?

Lo asegura un polémico estudio llevado a cabo por la Universidad Estatal de Florida.

Aunque suene polémico y antojadizo, la ciencia (o al menos parte de ella) es contundente: las mujeres que se relacionan con hombres menos atractivos son más felices que otras. Investigadoras de la Universidad Estatal de Florida, la estudiante de doctorado Tania Reynolds y la profesora asistente de psicología Andrea Meltzer evaluaron las relaciones de 113 parejas de recién casados, con una edad promedio de 20 años, para así entender si el atractivo juega un papel en la felicidad, en general.

Primero calificaron a los participantes en función de su atractivo y les pidieron responder un cuestionario sobre sus deseos personales. Posteriormente cada participante se clasificó en deseabilidad basada en el atractivo de la cara y el cuerpo. Los resultados revelaron que las mujeres que tenían parejas atractivas constantemente intentan perder peso para verse mejor, siguiendo una dieta saludable y con la ayuda de ejercicio regular. Las mujeres en esta categoría respondieron afirmativamente a preguntas como: “Me siento extremadamente culpable después de comer”, “me gusta que mi estómago esté vacío” y “me aterroriza ganar peso”.

Por el contrario, las mujeres que no tenían maridos atractivos no sentían la necesidad de hacer esfuerzos físicos ni alimenticios para estar en la competencia de sensualidad contra otras mujeres, lo que las hace verdaderamente felices. En lugar de preocuparse por verse tan sexis como sus esposos, estas mujeres llegan a disfrutar plenamente su vida al lado de sus hombres.

Los resultados revelan que tener un marido físicamente atractivo puede tener consecuencias negativas para las esposas, especialmente si esas esposas no son particularmente atractivas, apuntó la investigadora.

Sin embargo, esa motivación adicional a la dieta no existía entre las mujeres juzgadas más atractivas que sus maridos. El estudio, publicado en la revista Body Image, ofrece ideas productivas sobre las relaciones en las que una mujer teme que se quedará corta de expectativas de su pareja.

Se tomó una fotografía de cuerpo entero de cada participante y se clasificó en una escala de 1 a 10. Dos equipos de evaluadores de pregrado estudiaron las fotos: una en la Southern Methodist University en Texas se centró en el atractivo facial de los cónyuges, mientras que otra en FSU miró el cuerpo atractivo. Los evaluadores varían en el sexo y la composición étnica. Reynolds dijo que algunas investigaciones han demostrado que las mujeres tienden a percibir demasiado lo delgadas que sus compañeros quieren que sean y, como resultado, pueden seguir de forma inapropiada una dieta y un cuerpo delgado. “Una forma de ayudar a estas mujeres es que los compañeros sean muy reafirmantes, recordándoles ‘Tú eres hermosa. Te amo con cualquier peso o tipo de cuerpo’”, dijo Reynolds.

La influencia de las amigas bellas

Tania Reynolds, una de las investigadoras, cree que un próximo paso interesante sería explorar si las mujeres están más motivadas a la dieta cuando están rodeados de amigas atractivas. “Las relaciones de las mujeres afectan sus comportamientos de alimentación poco saludables”, dijo.

Puede alertar los problemas de salud

Más allá de la polémica conclusión, el estudio puede servir para identificar a las mujeres en riesgo de desarrollar conductas que las lleven a perder peso en exceso. Como así también a las que caen en la depresión, la ansiedad, el abuso de sustancias y la insatisfacción con la vida en general.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído