La eterna pregunta en el sexo: ¿cantidad o calidad?

La frecuencia sexual influye en los sentimientos de los recién casados.

Estados Unidos
El parámetro del placer que rige en nuestros tiempos se ha vuelto absolutamente cuantificable. Muchos suponen que a mayor cantidad hay mayor goce, que es más viril el varón que más resiste y más sexuada y femenina la mujer que mejor rinde, y que la falta de asiduidad puede ser motivo de infidelidades o crisis.

"¿Cuántas veces a la semana tenés relaciones con tu pareja?" es el interrogante cotidiano en las parejas, incluso en recién casados, una temática habitual entre amigos o compañeros de trabajo. Algunos presumen que disfrutan de una cantidad desmesurada de sexo semanal. Otros, en cambio, no pueden recordar cuándo fue la última vez que se dieron tiempo para el amor.

Un grupo de investigadores de la Universidad del Estado de Florida analizó el comportamiento sexual de 200 parejas recién casadas. Indagaron acerca de la cantidad de encuentros y las "actitudes automáticas" relacionadas directamente con la performance de cada uno. En la primera parte del estudio, las parejas completaron cuestionarios sobre su satisfacción con el vínculo, donde tuvieron que hacer valoraciones generales sobre la calidad de sus relaciones. Luego, tuvieron que indicar, a través de una tecla específica, si la palabra que aparecía en pantalla era "positiva o negativa". Todo relacionado con el sexo. También se les pidió que estimaran el número de veces que habían tenido relaciones sexuales en los últimos cuatro meses.

Inicialmente, los especialistas hallaron que no había asociación entre la frecuencia de las relaciones sexuales y la satisfacción de las personas en su relación. Sin embargo, cuando se examinaron las respuestas de comportamiento automático de los participantes, se descubrió un patrón diferente.

"Aunque la frecuencia sexual no está relacionada con la satisfacción, sí influye en los sentimientos: cuanto más sexo tienen, más espontáneos son con sus parejas", explicó el psicólogo y autor principal del estudio, Lindsey L. Hicks.

Aunque en sus respuestas los participantes consideraron que tener más sexo estaba mejor visto y que tener menos era un factor vinculado a parejas infelices o insalubres, los investigadores sostuvieron que no habría relación entre la poca frecuencia sexual y una crisis matrimonial. La calidad -a priori- es el factor determinante para que una relación continúe con normalidad. El próximo desafío de los expertos es corroborar si sus hallazgos se aplican a todas las parejas o específicamente a los recién casados".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído