La leona de Plottier, en el desamparo con 4 hijos

La mujer, de 25 años, levantó una precaria casilla en un espacio verde del barrio Alsogaray. Pide ayuda para salir de la malaria.

Georgina Gonzales
gonzalesg@lmneuquen.com.ar

Plottier
Aunque tiene el mismo nombre de una pulposa mediática, Wanda Guerrero está muy lejos de la fama y la ostentación de la esposa de Mauro Icardi. Hace una semana que la joven de 25 años, madre de cuatro hijos, duerme sobre la tierra en una pequeña casilla que alzó en la plazoleta de ingreso al barrio Alsogaray.

"Necesito que me den un terreno. Yo de a poco con mi trabajo voy a levantar mi casa".

Son las 7 y el sol se mete por las grietas de las maderas. Ya no puede dormir más y se levanta para empezar a pensar cómo va darles de comer hoy a sus pequeños. Ellos son Geraldine (8), Daniel (5), Zoe (2) y el pequeño Ema (1).

Colchón Wanda y sus cuatro hijos duermen en un colchón de una plaza tirado en el piso.

Wanda vivió toda su vida de casa en casa de familiares, y hace dos años presentó toda la documentación requerida ante la Municipalidad para solicitar un lote social. Desde entonces, su hermana le abrió las puertas de su humilde hogar en el que vivieron hasta la semana pasada las dos familias. Nueve personas en una vivienda de un dormitorio, siempre con la esperanza de recibir un pedazo de tierra donde poder construir una casa para sus hijos.

Y aunque en épocas electorales recibió varias promesas del tan deseado terreno, nunca se concretó y Wanda tuvo que dejar la casa de su hermana para ir a vivir a la calle.

Con la ayuda de un vecino que, según contó la mujer, tiene más de 80 años y de su hermana, levantó una precaria y pequeña casa de madera. Allí, sobre la tierra puso un colchón de una plaza donde duermen los 5.

Le pasan electricidad
A pocos metros otra familia vive casi de la misma manera que ella, sólo que hace más tiempo, y por eso cuenta con luz, servicio que les brindaron a los nuevos vecinos, por lo que con un cable y un foco Wanda logra iluminar la casita por las noches.

Ella necesita ayuda. Dice que se cansó de pedirla ante Desarrollo Social pero que aún no obtuvo respuestas. "Necesito que me den un terreno como le dan a tanta gente. Yo de a poco con mi trabajo voy a levantar mi casa", afirmó la joven, quien vende ropa y durante el verano se dedicó a ofrecer inflables en el río Limay.

La respuesta que le dieron desde esa dependencia municipal es trasladarlos a un hogar en Neuquén capital, pero los dos niños más grandes asisten a la Escuela Nº 106, en el oeste de la ciudad, por lo que su mamá no quiere. "Además, en esos lugares siempre hay abusos. Yo tengo miedo", confesó la mujer.

Solidarios
Los vecinos le dan una mano grande

La situación de calle de Wanda y sus cuatro hijos llegó a oídos de los vecinos del barrio El Chacay. De allí llegaron Fresia Carrasco y su hija Paola, quienes desde el martes pasado los visitan diariamente y les llevan ropa y comida.

En ese barrio los vecinos juntaron algunas cosas que ayudan a pasar el mal trago a esta joven familia. También, en el mismo Alsogaray, otro vecino comprometió un colchón y una mujer le prestó una garrafa.

Wanda tiene miedo porque le dijeron que los iban a desalojar, ya que el lugar donde puso su casilla es un área reservada para un futuro espacio verde.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído