La nueva ola del shale: ¿qué se viene en el mundo?

La Agencia Internacional de Energía anticipa un segundo boom del shale en Estados Unidos.

Por Cristian Navazo - Especial

El mercado global del petróleo traerá grandes desafíos para Vaca Muerta en el corto plazo, el cual atravesará un período de cambios extraordinarios, de acuerdo con el pronóstico anual que dio a conocer esta semana la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), al asegurar que Estados Unidos está a las puertas de la segunda gran ola de la revolución del shale.

El organismo el Departamento de Energía norteamericano auguró que en los próximos cinco años las exportaciones de petróleo de ese país superarán a Rusia y se acercarán a Arabia Saudita, lo que traerá una mayor diversidad de suministro y tendrá implicaciones duraderas en la seguridad energética y los equilibrios del mercado mundial.

Hacia 2024, Estados Unidos representará el 70% del aumento de la producción mundial de petróleo y el 75% de la expansión del comercio de gas natural licuado (GNL).

La historia de cómo Estados Unidos se transformó en un importante exportador en menos de una década no tiene precedentes. Se debe a la capacidad de la industria del shale para responder rápidamente a las señales de precios aumentando la producción. “Se acerca la segunda ola de la revolución del shale en Estados Unidos”, dijo Fatih Birol, director ejecutivo de la IEA, quien aseguró que el nuevo escenario “sacudirá los flujos internacionales de comercio de petróleo y gas, con profundas implicaciones para la geopolítica de la energía “.

Los planes preliminares por parte de las principales compañías petroleras internacionales indican que la inversión upstream se incrementará en 2019 por tercer año consecutivo. Por primera vez desde la desaceleración de 2015, los desembolsos en activos convencionales podrían aumentar más rápido para la industria del shale que para los yacimientos tradicionales.

La EIA prevé que la demanda mundial de petróleo se desacelere por una ralentización de la economía china, aunque de todos modos seguirá en ascenso, a un promedio anual de 1,2 millones de barriles diarios (mb/d) hasta 2024. Los petroquímicos y el combustible para aviones serán los principales impulsores del crecimiento, compensarán la desaceleración de la gasolina debido a las mejoras de eficiencia y los automóviles eléctricos.

Según los pronósticos, Estados Unidos se convertirá en un exportador neto de energía el próximo año y en un peso pesado den el mercado del GNL, sobre todo a partir

del 2022, año en que empezarán a estar operativas las instalaciones de exportación que se encuentran hoy en construcción.

La EIA asegura que después de 2030, nuevos productores ingresarán a ese mercado global, lo que hará que se depriman los precios. Es todo un dato a tener en cuenta para Vaca Muerta, que debe lograr costos y precios competitivos para insertarse en el negocio mundial del GNL, un desafío clave para monetizar los gigantescos recursos del shale neuquino.

Vaca Muerta ha tenido grandes avances en los últimos años, pero debe acelerar la curva de aprendizaje ante un escenario de abundancia de oferta a nivel mundial.

1,2 millones de barriles de crudo adicionales se necesitarán hasta al menos 2024.

shale

LEÉ MÁS

China va a seguir con la apuesta solar

Dan luz verde a Vista para comercializar gas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario