ssandoval@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Neuquén. Son las doce del mediodía y la verdulería Super Abuela es un hervidero de gente. En un local diminuto y atiborrado de frutas y verduras, Sonia Santibáñez atiende con afecto a los vecinos que la felicitan por su reciente popularidad en la ciudad, desde que se viralizó una de sus publicaciones en las que invitaba a los niños del barrio a llevarse una fruta gratis para paliar el estómago vacío.

Una fuerte presión en el pecho la despertó el lunes en su casa de Confluencia. “Se cumplía un año de la muerte de mi abuela y sentí que tenía que hacer algo”, explica Sonia, de 35 años, que es dueña de la verdulería en el mismo barrio. Se acordó entonces de los niños que van para la escuela con hambre y le piden algo para comer o de aquellos que agarran una manzana y salen corriendo. “Prefiero que me pidan y yo les doy, no quiero que aprendan a robar”, dice.

Por eso publicó en las redes sociales que le regalaría una fruta a cualquier niño que pasara con hambre por el local, y su publicación fue compartida casi tres mil veces en menos de 24 horas. “Es increíble lo que hacen las redes”, señala la mujer, que asegura ser testigo de las dificultades económicas de sus clientes.

Sonia Santibáñez les regala una fruta por día

“Dale un beso a la Sonia”, le pide la joven a una chiquita de rulos, que la saluda con un grito agudo. “No te olvides de mis berenjenas”, le exige la nena y se lleva su bolsita de nylon, mientras que la verdulera la saluda con una amplia sonrisa en la que estira sus labios pintados de rojo.

“Yo ando con cualquier trapo, pero me pinto como un payasito”, dice con la alegría que la caracteriza, mientras no para de trabajar. Parte al medio una calabaza o carga una pesada bolsa de cebollas para elegir las más grandes para uno de sus clientes. En el medio, comparte bromas con todos los vecinos que ya la conocen por su nombre y dan fe de su sensibilidad.

Es que Sonia no es una testigo casual del hambre y la necesidad. Ella vivió en carne propia la falta de recursos y por eso nombró Super Abuela a su local. “Mi abuela fue como un padre para mí, me cuidaba mientras mi mamá trabajaba de noche como empleada de limpieza”, relata mientras se le humedecen sus ojos oscuros.

Cuando tenía 8 años, su abuela le enseñó a hacer pochoclos y ella salió a venderlos por las calles de Confluencia. “Desde entonces, nunca paré de trabajar”, dice y recuerda un periplo de trabajos que la llevó a convertirse en cafetera en el Mercado Concentrador, en su primer vínculo con las frutas y verduras.

Hace cuatro años, la tragedia la golpeó con una fuerza impronunciable. En su horario de trabajo, se enteró de que su mamá había muerto atropellada en la Ruta 22, pero la sensibilidad de su jefe no alcanzó para que le dieran el día libre. “Quería que hiciera el inventario cuando acababan de matar a mi mamá”, recuerda.

Aunque Sonia siempre agachaba la cabeza por necesidad, el dolor de adentro la llevó a responderle y acabar con los maltratos. Sonia renunció a su puesto con apenas 200 pesos en los bolsillos, con los que compró una bolsa de papas que salió a vender en un Fiat Uno destartalado que siempre la dejaba a pie.

Sonia Santibáñez les regala una fruta por día

“Mi abuela fue como un padre para mí, me cuidaba mientras mi mamá trabajaba de noche como empleada de limpieza”. “Vivo en una caja de zapatos y a veces no me queda ni para una remera. Me llevo el cariño de la gente”, dijo Sonia Santibáñez, verdulera

Vivir para trabajar

Su tesón y el amor con el que atiende dieron sus frutos, y cuatro años después, la mujer ya tiene un pequeño local que es concurrido incluso por vecinos de Valentina Sur o de Plottier. Pero la difícil situación le permite apenas pagar el alquiler, los impuestos y el sueldo de Karina, la mujer que la asiste con las ventas.

“Yo vivo en una caja de zapatos, y a veces no me queda ni para una remera, pero yo vivo para trabajar y me llevo todo el cariño de la gente”, dice Sonia, quien asegura que los que menos tienen son los que más dan. Por eso, mientras posa algo incómoda para las cámaras, prepara cuatro cajones de zuchinis para donar a un comedor.

Ese cariño que desparrama la llevó a convertirse en la tía de todos los chicos del barrio Confluencia, que la saludan y le cuentan cosas que no comparten ni siquiera con sus papás. Y a todos les deja la misma enseñanza: “Les digo que estudien así no terminan en una verdulería como yo”, dice la mujer y se ríe otra vez.

3100 usuarios compartieron en Facebook el gesto de Sonia

En la publicación de la mujer en Facebook invita a todos los niños a llevarse una fruta gratuita cuando van o regresan desde la escuela. A eso se sumó un gran número de comentarios que la felicitaban por su buena acción.

Un corazón que ganó una gran clientela

La alegría que esparce Sonia Santibáñez en su verdulería es una de las características que más aprecian sus clientes, que también llegan al lugar convocados por los buenos precios de los artículos. “Venimos dos veces al mes desde Valentina porque nos asesora muy bien”, relata un comprador.

Además de cortar verduras a pedido, Sonia ofrece consejos para que los clientes ahorren un poco más y hagan rendir sus compras. Ofrece surtidos de frutas por 190 pesos los dos kilos y vende cuatro morrones verdes por 50 pesos.

“Tengo bananas baratas con buen color”, le dice a una clienta y le aclara que regrese más tarde para elegir uvas de la zona, que van a salir más económicas que las de afuera. A otra mujer le ofrece choclos frescos y, ante la falta de efectivo, le aclara que puede pasar a pagar otro día.

LEÉ MÁS

Semana Santa: las ventas en las pescaderías están muy tranquilas

Ni muy muy, ni tan tan: así estará el clima en el Valle en Semana Santa

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído