Los hostels, una alternativa para una estadía transitoria

Están en pleno crecimiento, impulsados por el boom de Vaca Muerta y los elevados precios para alquilar.

Catalina Arca
arcac@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Los hostels se imponen como alternativa de alojamiento en la ciudad, ya sea para el turismo de paso o como una estadía transitoria. El boom de Vaca Muerta y la dificultad de conseguir un alquiler son los dos factores que inciden en su crecimiento.

Hasta no hace mucho, alojarse en un hostel se asociaba con un estilo de vida viajero o con aquella persona bohemia que deambula por el mundo. Sin embargo, hoy la metodología de alojamiento comienza a repuntar y ganar terreno como alternativa de descanso o alojamiento pasajero a un precio accesible.

En la ciudad existen siete hostels, ubicados en distintos puntos estratégicos, aunque principalmente todos están en el centro. Allí, familias de paso hacia la cordillera, viajeros, trabajadores en tránsito o asistentes a congresos y capacitaciones se encuentran para estar en la ciudad o pasar una noche.

20 es la cantidad mínima de plazas que se necesitan para brindar el servicio, según el reglamento de alojamientos turísticos.

El impacto económico de Vaca Muerta generó un crecimiento demográfico importante: personas de todo el país arriban a la provincia en busca de algún puesto de trabajo en el sector hidrocarburífero. Y al llegar, buscan alojamientos transitorios hasta encontrar algo permanente.

Durante las épocas estivales, las plazas se completan con las familias o turistas de paso hacia alguno de los centros turísticos del suroeste neuquino y del país, aunque algunos deciden quedarse un poco más y conocer los espacios turísticos de la región. Así, pasean por Villa El Chocón y recorren la Ruta de los Vinos, entre otros lugares.

¿Cuáles son sus particularidades?

Su característica radica en la posibilidad de compartir espacios comunes entre quienes se alojen, incluso habitaciones, generando un clima de solidaridad y fraternidad entre todos. Además, históricamente han sido más económicos que los hoteles, una particularidad no menor que se sigue imponiendo.

"Es como si fuera tu casa" es la frase que repiten varios de los dueños de los establecimientos locales. Y es así: las cocinas son grandes y están equipadas con todo tipo de utensilios para cocinar, situación que permite al pasajero preparar algo ahí, comprar algo rápido o "hacer una vaquita" y armar una comida colectiva.

Los livings tienen la comodidad hogareña justa, como para no extrañar aquel espacio de ocio de la casa propia. Generalmente están equipados con televisores, DVD y computadoras con conexión a internet, además de poseer wifi en todos los edificios. La habitación puede ser compartida entre cuatro o seis personas y tiene baño exterior. También hay privadas, para aquel huésped que necesita más tranquilidad.

Para quienes buscan un cambio, o tal vez aquellos que disfrutan descubrir nuevas opciones, los hostels pueden ser una buena alternativa para el próximo viaje. Para los más clásicos, es la excusa perfecta para repensar las vacaciones y sacar su costado aventurero. Otras veces se vuelven el alojamiento ideal mientras se transitan situaciones cotidianas que impiden contar con un espacio permanente.

Los valores según las comodidades

Los precios no varían entre los diversos alojamientos que se encuentran distribuidos en varios puntos estratégicos de la ciudad. Una habitación compartida entre cuatro o seis personas puede costar entre 200 y 280 pesos por día. En algunos hay opciones de departamento o habitaciones privadas, cuyos valores van de los 450 a los 700 pesos por día.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído