Los problemas de ser la mujer más alta del mundo

Una turca de 19 años mide 2,13 metros y es récord Guinness.

Turquía
Rumeysa Gelgi no es una mujer más. Pero lo que la diferencia del resto, lo que la hace única, no es un motivo de orgullo para ella. Por el contrario, lo que la distingue es un problema. Esta joven de 19 años es conocida como la “mujer más alta del mundo”, con una altura de 2 metros y 13 centímetros.

Rumeysa Gelgi sufre el síndrome de Weaver, un trastorno genético que causa un rápido crecimiento.

Originaria de Safranbolu (Turquía), Rumeysa Gelgi a temprana edad se destacó de sus compañeros: al lado de ellos era demasiado alta, incluso mucho más que algunas de sus maestras, lo que provocó las miradas y también la curiosidad de otras personas. “Me volví consciente de mi enfermedad cuando tenía 5 o 6 años. Fue en ese momento cuando empecé a preguntarme por qué lucía diferente respecto de los otros niños de mi edad”, explicó en una entrevista con el diario Daily Mail.

Rumeysa tiene el síndrome de Weaver, un trastorno genético que causa un rápido y desmedido crecimiento. Debido a este, la joven presenta problemas de movilidad, por lo que tiene que usar una silla de ruedas a su medida, así como también un andador para poder trasladarse con algo más de comodidad. Además, sufre de escoliosis, que es una desviación de la columna vertebral, por lo que mantenerse en pie se vuelve muchas veces una proeza para esta chica que, según cuenta, todavía no conoció el amor.

Pese a todos los problemas de salud, Rumeysa Gelgi ha podido seguir adelante. En gran parte, por lo que ella misma dice, fue por el apoyo que sus padres le han dado desde siempre. “Desde niña me cuestioné mi situación, no entendía por qué debía pasarme a mí, pero nunca me sentí infeliz. He podido superar esto con la ayuda de mis padres”, explica. Asimismo, añadió que gracias a ellos logró ver su enfermedad con otros ojos: “Me dijeron que el síndrome era muy raro. Y gracias a ellos, me sentí la persona más importante del mundo”, admite con cierto orgullo.

En el 2014, Rumeysa Gelgi fue declarada oficialmente por Récords Guinness como la adolescente femenina más alta del mundo. “Ser acreedora de un récord es algo sorprendente. Sé que sólo las personas especiales pueden hacerlo y sé que soy una de ellas ahora”, asegura.

Ella hace un gran esfuerzo todos los días para ponerse de pie. Tiene muy claro que sin fuerza de voluntad, nada de ello sería posible. Ya no es más tiempo de preguntas, ella sólo quiere vivir y, como dice, seguir siendo feliz, mirando el mundo desde arriba.

Mide 2,34 metros
El más alto la lleva bien

Rumeysa Gelgi es la mujer adolescente más alta del mundo. Pero, ¿quién es el joven adolescente más alto del mundo? Se llama Broc Brown, un estadounidense de 19 años que ha entrado en el Libro Guiness de los Récords por ser el “adolescente más alto del mundo” con 2,34 metros. Pero el trastorno genético que sufre Broc le hace seguir creciendo y no se sabe si dejará de hacerlo algún día. Cuando le diagnosticaron esta enfermedad a los 5 años, ya medía 1,57. Hoy crece 15 centímetros por año y lleva una vida normal. El hombre más alto del mundo es un turco: Sultan Kosen con 2,49.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído