Melipal y Cuenca XV, los más sucios de la ciudad

Se levantan hasta 100 camiones con residuos de microbasurales.

Francisco Carnese

carnesef@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- La basura sigue siendo uno de los principales problemas que tiene la ciudad de Neuquén, con barrios donde los desperdicios de cualquier tipo ya forman parte del paisaje urbano. Muchas veces se limpia y al poco tiempo tanto esquinas como terrenos baldíos, plazas o bulevares vuelven a ensuciarse. Son microbasurales, generados por los propios vecinos, que ponen en riesgo la salud y la buena convivencia.

Según un relevamiento de la Municipalidad, los sectores más sucios de la capital provincial son los barrios Confluencia, Melipal, 7 de Mayo, Cuenca XV (en el sector pegado a la meseta) y Valentina Norte Rural. Allí es donde más operativos de limpieza se realizan, pero, paradójicamente, es donde se consolida la acumulación de residuos.

“En la calle Casimiro Gómez se hizo un operativo hace un par de meses. Cuando fuimos a limpiar, por esa calle, que es ancha, pasaba apenas un vehículo. Estaba tapado de basura en un recorrido de 250 metros, donde había de todo, no sólo residuos domiciliarios, sino también lavarropas, heladeras, autopartes, lo que a uno se le ocurra”, explicó el subsecretario de Limpieza Urbana, Cristian Haspert. “Hay recolección de basura con camiones seis veces a la semana, además de operativos para residuos voluminosos. Por eso no entendemos por qué sucede esto”, añadió el funcionario.

El récord de acumulación de basura se dio en Huilén y la meseta (Melipal), de donde se llevaron 100 camionadas de basura. Le siguen en importancia la calle Genco (Valentina Norte Rural) con 80 camionadas y Casimiro Gómez y la meseta (Cuenca XV), con entre 60 y 70 camiones de basura.

6 son los días de recolección los residuos, pero los microbasurales crecen.

Recibirán los residuos grandes

Dentro de una semana, la Municipalidad inaugurará una planta de transferencia de residuos voluminosos en José Rosa y Richieri, donde los vecinos van a poder llevar este tipo de basura sin costo. El objetivo es que la gente tenga un lugar relativamente cerca a donde derivar lo que tiene para tirar.

Mugre

Novella no sólo es una de las principales calles utilizadas para conectar la zona centro con el oeste de la capital provincial, también es, en su extenso recorrido por diferentes barrios, un corredor que usualmente es utilizado para depositar residuos de toda clase: ramas, escombros, basura domiciliaria, restos de autopartes y hasta animales muertos.

Melipal es un claro ejemplo. En una esquina hay un cartel que advierte no tirar basura, pero nadie cumple esa premisa. Allí se acumulan botellas, plásticos, papeles, bolsas de nylon rotas que permiten que algún perro callejero hurgue entre los desperdicios para encontrar algo de comer.

Al continuar por Novella el escenario no es muy distinto llegando al barrio Gran Neuquén. Allí, en un kiosco atiende Mario. Frente a su negocio una montaña de basura se acumula junto a otra de tierra y ramas. “La gente es mugrienta, hace dos días tiraron de todo. Son vecinos del barrio, no se puede creer”, comentó indignado, aunque aclaró que lo de la tierra y las ramas es responsabilidad de la empresa Cliba.

Los operativos de limpieza

La Subsecretaría de Limpieza Urbana de la ciudad está realizando por estos días un operativo en los barrios Villa Ceferino y Confluencia, a través del cual se remueven los residuos voluminosos (como electrodomésticos grandes) que los vecinos colocan en el frente de sus domicilios, en un trabajo coordinado con las comisiones vecinales. Una vez finalizado, lo mismo se va a realizar en San Lorenzo Sur. En una semana, este tipo de operativos se replicará en Sapere y Provincias Unidas hacia el río Neuquén.

“La idea es que los integrantes de la comisión vecinal avisen previamente a los frentistas que saquen a la vereda todo que tienen que descartar y nosotros luego venimos con maquinaria, contenedores y camiones”, precisó Haspert.

Vecinos vs. vecinos

Cuenca XV es otro de los sectores de la ciudad casi tapado por la basura. Sobre la calle Casimiro Gómez vive Jorge. Si bien la inseguridad y la violencia son las principales preocupaciones que ocupan la atención de este sector de la ciudad deNeuquén, la suciedad no es un tema menor. “Todos tiran basura y lo hace la gente que vive acá, no vienen de otro lado, son vecinos. El problema es que acá no se puede discutir porque terminás a los tiros”, afirmó Jorge, un comerciante que vive sobre la calle Francisco Romero. “El que construye tira los escombros, al que se le rompe un lavarropas lo deja acá y así con todo. La máquina de la Municipalidad limpia pero a los 10 minutos está otra vez todo sucio”, aseguró.

Cerca de allí, frente un cartel de “prohibido arrojar basura”, una montaña de desperdicios descansa al costado de un predio. Se trata de la escuela del barrio, que tampoco escapa a esta desidia generalizada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído