No habrá plan de reemplazo para importaciones

Era la apuesta para que se inyectara más gas de Vaca Muerta. La idea era seguir reemplazando el GNL importado. No les cerraba a las operadoras.

La Secretaría de Energía de la Nación finalmente no aplicará el tan mentado plan de reemplazo de importaciones. Fue a pedido de las empresas productoras, que observaron que la metodología de pago del gas nuevo que deberían producir no iba a ser rentable para ellas.

El objetivo del gobierno nacional era apuntalar el mercado interno y evitar utilizar dólares en la compra de gas natural licuado durante el invierno.

El objetivo era una compulsa interna, con volúmenes a cubrir, en convocatorias que iba a administrar la estatal IEASA.

El plan era también un espaldarazo para incentivar una mayor producción de shale gas de Vaca Muerta, en un contexto de necesidad de nuevos mercados y luego del cimbronazo que provocaron en el sector los cambios en el subsidio al shale gas.

En este contexto, la Secretaría de Energía proponía asegurarles un precio a las empresas, pero que fuera competitivo en relación con el GNL.

Así se privilegiaba el desembolso en el mercado interno de pesos. De acuerdo con los datos que manejaban las operadoras, la opción iba a garantizar entre 20 y 30 millones de metros cúbicos de gas diarios durante los meses de invierno.

El plan tenía para las operadoras el requisito de tener que incrementar la producción respecto del invierno del año pasado en torno al 4%.

Las fuentes de la industria consultadas ayer coincidían en que este último requisito fue parte de lo que las desalentó ya que, de acuerdo con lo que observaban, el valor interno para el gas que produjeran, atado a la cotización del GNL, no era suficiente, según sus cálculos, para garantizar el pago de las nuevas inversiones que deberían hacer para poder producir más shale gas.

En este contexto, el plan quedará suspendido. Ahora la única expectativa para el gas neuquino pasa por la concreción de las obras de infraestructura que le permitan salir hacia nuevos mercados.

Una de ellas es el tendido de un nuevo gasoducto troncal a Salliqueló.

Según había anticipado el gobernador Omar Gutiérrez, ese proyecto debería entrar en licitación este mes y otorgarse en agosto.

Hay tres proyectos que competirían por estas horas para poder quedarse con una obra central para la cuenca neuquina.

Al mismo tiempo, se trata de un tendido que podría funcionar como una nueva forma de afianzar la apuesta de más largo plazo que es la generación de gas natural licuado con el shale gas de Vaca Muerta.

Esa apuesta de máxima requeriría también de la construcción de una planta de licuefacción para poder procesar a una mayor escala. Hoy el país se da de frente con un escenario en el que se hace difícil conseguir financiamiento para grandes inversiones.

Por eso no está del todo claro que evolucionará el proyecto del nuevo gasoducto, pese a las declaraciones políticas con los avales del caso en funcionarios del gobierno neuquino y del nacional. Solo para la construcción del gasoducto se requieren unos 700 millones de dólares.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario