El clima en Neuquén

icon
Temp
87% Hum
La Mañana ladrón

Con 74 años, vivió una pesadilla al encontrarse con un ladrón en su casa

El delincuente amenazó al dueño de la casa y lo encerró mientras buscaba elementos de valor. Ocurrió en Cipolletti.

Un hombre de 74 años vivió una verdadera pesadilla cuando entró a su casa y se encontró con un ladrón. El delincuente lo encerró en un baño para robar lo que encontró a su alcance y se fue por la puerta principal con la llave de la vivienda. "Tenemos que agradecer que el delincuente no lo lastimó", dijo su hija.

El ladrón se metió a la casa confiado porque no había nadie, pero mientras revisaba las habitaciones buscando cosas de valor volvió el dueño. El hombre, de 74 años, había salido brevemente para llevar a su esposa a la peluquería. Cuando se toparon cara a cara, el delincuente amenazó al dueño de la vivienda y logró reducirlo.

Según relató la hija de la víctima, el ladrón amenazó a su padre y pudo estar armado. Le habría apuntado con un arma, pero no la exhibió. El hombre no se resistió, lo que seguramente evitó que fuese agredido. Al no encontrar resistencia, el delincuente llevó a la víctima al baño y lo dejó encerrado.

"Mientras mi padre estaba encerrado, este pibe ladrón, se robó llaves de la casa, dos celulares, una tablet y joyas de oro y plata de mi mamá", contó Belén, la hija del matrimonio.

El dueño de casa se quedó en el baño hasta que dejó de escuchar ruidos. Luego minutos con la casa en silencio, salió del baño y pidió ayuda. Allí se descubrió que el ladrón se llevó las llaves de la casa, lo que generó gran temor en la familia.

El robo se produjo en una vivienda de la calle Lugones, en el tradicional barrio Arévalo. A pocas cuadras de allí funcionaba el aguantadero de Perito Moreno al 100. Según familiares de la víctima, la inseguridad en la zona creció cuando se demolió el lugar, un efecto contrario al que buscaban el Municipio y la Policía.

El aguantadero era un inquilinato que funcionaba sin habilitación. Según detallaron en el lugar se reunían delincuentes de la zona para esconder bienes robados. En el operativo de demolición se recuperaron elementos robados y se hallaron restos de la quema de cables sustraídos. Así los limpian para quedarse con el cobre que venden en el mercado negro.

La familia que sufrió el robo se encuentra entre la bronca y el alivio. "Hoy tenemos que agradecer que el delincuente no lo lastimó. Solo tuvimos que lamentar la pérdida de cosas materiales, que frente a este hecho es lo menos. Estamos muy preocupados y estos hechos nos indignan, como a cualquier familia de la ciudad", expresó la mujer.

Los vecinos radicaron la denuncia y la Policía secuestró del patio de la vivienda una campera que sería del ladrón. A través de la prenda, intentarían identificarlo.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario