¿Prohibido ser sexy a los 69?: el escote que generó debate

La actriz Susan Sarandon mostró el pecho semidesnudo en una premiación y le llovieron las críticas por su edad.

Parece mentira que mientras en los medios gráficos y audiovisuales, en redes sociales, en el cine y en la publicidad las mujeres desnudas o "sugerentes" son una constante, el escote que Susan Sarandon osó lucir en la última gala de los premios del Sindicato de Actores haya causado tanto revuelo.

El "problema" no fue que llevara un corpiño a la vista, sino su edad.

A los 69 años, y en las puertas de la "ancianidad", la actriz, embajadora de Unicef y ganadora de un Oscar, entre otros premios, se atrevió a mostrar su pecho semidesnudo en público, lo que alarmó a la crítica y abrió el debate.

"¡Nadie quiere ver tu viejo escote! ¡Tapatelas!", tuiteó Karen Salikn, una suerte de farandulera de Hollywood que se sumó a los cientos de comentarios negativos de los usuarios. La discusión sobre si estuvo bien o no, por supuesto, llegó también a los diarios más importantes.

¿Pero cuál fue el problema? Parece ser que Sarandon no se ajustó a la imagen que debería tener alguien de su edad. Es que si bien hay un estereotipo muy reiterado por el cual se valora el cuerpo o partes de él como máximo atributo de las mujeres, eso sólo vale para las chicas jóvenes. Los mandatos sociales y cultura establecen algo muy diferente para las mujeres maduras.

Ya hace tiempo Carrie Fisher, la actriz que interpretó a la Princesa Leia en la saga Star Wars, exigió: "Por favor, dejen de discutir sobre si he envejecido bien".

Según Justine Roberts, fundadora de los foros digitales Grans.net, que ofrecen apoyo a mujeres que superan los 50, la madurez se revela como un elemento doblemente opresor. "El sexismo y la edad son dos caras de la misma moneda. Y a medida que las mujeres maduran, la presión es mayor", explica.

"Para un patriarcado orientado sobre todo hacia la juventud, convertirse en una mujer mayor es convertirse en alguien invisible", dice Jean Shinoda Bolen, autora de Las diosas de la mujer madura.

El problema de la edad es que "o se las estereotipa como abuelas dóciles o, si se sienten libres y rebeldes, se las compara con brujas", sentencia Ashton Applewhite, escritora, activista y creadora de la cuenta de Tumblr Is this Ageist (término usado para halar de discriminación por edad), en el que ironiza sobre los clichés asociados al paso del tiempo. Uno de ellos es la decadencia del apetito sexual.

Parece entonces que la sexualidad, y el ser sexy como expresión de ello, está completamente vedado para las mujeres mayores.

"Los papeles sociales a esa edad ofrecen una imagen desexuada e idílica enfocada en el cuidado de los nietos y la negación de las pasiones sexuales", expresan Juan Manuel Almarza y Jesus Aramendia.

Ya al respecto se quejaba Madonna: "Seguimos siendo el grupo más marginal. Si tenés una cierta edad, no podés expresar tu sexualidad, ser soltera o salir con hombres más jóvenes que vos".

Y no era la única. Yoko Ono, a sus 83 años reivindicaba: "No quiero ser vieja y parecer enferma como otras personas de mi edad".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído