La denuncia la radicó la dueña del comercio. Los pesquisas de Delitos Económicos rastrearon a la sospechosa por las redes sociales y lograron determinar el modus operandi.

“Con los datos que nos brindó la propietaria, comenzamos a investigar y descubrimos que vendía la mercadería hasta con el código de barras del comercio y a un 70 por ciento más barato de lo que se comercializaba en el cotillón”, explico el jefe de Delitos Económicos, Leonardo Muñoz, a LU5.

Ayer allanaron la casa de la empleada infiel y recuperaron unas cinco cajas con mercadería. Ahora la joven será acusada por la fiscalía de Delitos Patrimoniales.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído