Un perro se escapó de la bodega de un avión y abortó un aterrizaje

Dos maleteros trataban de atrapar al animal en la pista cuando se aproximaba un jet privado.

NEUQUÉN
Un descuido que pudo terminar en una tragedia fue protagonizado ayer por la tarde en el Aeropuerto Internacional Presidente Perón, de esta ciudad, por un perro que luego de permanecer casi dos horas dentro de un canil en la bodega de un avión, salió en busca de su libertad.

Ayer, minutos después de las 17, el perro que viajaba en la bodega de un avión proveniente de la ciudad de Buenos Aires se escapó cuando la aeronave aterrizó en la pista del aeropuerto.

El animal comenzó a correr a toda velocidad por la pista, situación que fue advertida por dos maleteros que emprendieron una rápida persecución con el objetivo de atraparlo. En ese momento, una aeronave privada que se aproximaba tuvo que abortar su aterrizaje.

Según comentaron en el programa Vuelta de Página de LU5, si bien el episodio no fue confirmado por las autoridades del aeropuerto, el hecho fue vox populi entre los asistentes a la estación aeroportuaria.

La controladora aérea del aeropuerto fue quien dio aviso del posible riesgo que corrían los maleteros y el perro, y de inmediato se comunicó con el piloto del avión privado para que aborte el descenso.

Por el rápido proceder del personal aéreo, el episodio quedó reducido a una mera anécdota.

Desde enero de 2015, Aerolíneas Argentinas permitió el viaje de perros y gatos pequeños en la cabina de sus aviones junto a sus dueños en tramos de cabotaje.

La posibilidad de que los pasajeros viajen con sus mascotas fue valorada por veterinarios, quienes coincidieron en los beneficios para las mascotas respecto a la comodidad y salud.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído