Una pareja tenía a sus 13 hijos atados con cadenas

Una de sus hijas logró escapar y los denunció ante las autoridades.

Estados unidos. El horror estuvo presente durante mucho tiempo en un poblado de California y nadie estaba enterado, hasta que la Policía descubrió que 13 hermanos, con edades que van entre los 2 y los 29 años, eran encadenados y hambreados por sus padres, quienes fueron encarcelados.

La alerta provino de una de las víctimas, de 17 años, que logró escapar de la vivienda donde se encontraban, cerca de Perris, al suroeste de Los Ángeles, y llamó al 911 desde un celular que encontró en la casa. La adolescente, de aspecto demacrado, parecía tener sólo 10 años, según el comunicado de la Policía. “Afirmó que sus doce hermanos y hermanas fueron mantenidos cautivos dentro de la residencia por sus padres, precisando que algunos de ellos estaban atados con cadenas y candados”.

Los agentes se dirigieron entonces a la residencia de David Turpin y de su esposa Louise, de 57 y 49 años respectivamente, donde encontraron a varios niños encadenados a sus camas en la oscuridad y en medio de un olor pestilente. Los padres, que fueron encarcelados bajo cargos de tortura y de poner en peligro la vida de menores, no pudieron brindar inmediatamente una explicación razonable sobre por qué tenían a los chicos sujetos de esa manera. Las autoridades fijaron una fianza de 9 millones de dólares.

En principio, la Policía pensó que las 12 personas encontradas, “desnutridas y muy sucias”, eran todas menores de edad, pero luego se dieron cuenta de que siete eran adultas, de entre 18 y 29 años. Seis de las 13 víctimas (incluida la adolescente que dio la alerta) eran menores, y el más chico, de apenas 2 años. Los servicios de protección infantil abrieron una investigación, mientras que los chicos recibieron comida y bebida después de decir que estaban hambrientos.

La casa de estilo español donde se halló a las víctimas se ubica en un barrio de clase media de Perris, una localidad ubicada unos 110 km al sureste de Los Ángeles. Fuera de la casa había tres autos, así como también una van con vidrios polarizados. Uno de los coches tenía una sillita para niños en el asiento de atrás.

Kimberly Milligan, una vecina, contó que muchas cosas de la familia Turpin lucían extrañas: los chicos eran muy pálidos, tenían “la mirada de aquellos que quieren volverse invisibles”, y que jamás salían a jugar. “Sentíamos que había algo raro, pero no queríamos pensar mal de la gente”, agregó.

2 años

tiene el menor de los hermanos. El más grande, 29. En total, seis eran menores de edad. El resto, todos adultos, tenían aspecto de niños debido a los cuadros de desnutrición y descuidos físicos que presentaban. Quedaron al servicio de Protección Infantil.

Un show de strippers para su hijo de 12

Un hombre multimillonario contrató a dos strippers para festejar el cumpleaños de su hijo, de 12 años, y generó una gran indignación en las redes sociales. El momento fue filmado y en las imágenes se puede ver que el padre incentiva al chico para que toque a las mujeres.

Aún se desconoce la identidad del señor estadounidense, quien tuvo la pésima idea de regalarle a su hijo un festejo “sensual” ante la mirada de amigos y familiares. Las dos voluptuosas mujeres le bailaban al menor bajo las risas del padre, mientras el chico se mantenía con incomodidad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído