El clima en Neuquén

icon
36° Temp
18% Hum
LMNeuquen brigadistas

Una vida dedicada a salvar los pulmones verdes

Carlos Huichaqueo es uno de los siete brigadistas del Parque Nacional Lanín que combaten los incendios en la yunga jujeña.

Carlos Huichaqueo es de Aluminé y trabaja como brigadista para salvar los bosques nativos de los incendios. Desde hace una semana, junto con seis colegas del Parque Nacional Lanín, batalla contra el fuego en Calilegua, un pulmón verde al sur de Jujuy. Esa región selvática, denominada yunga, alberga plantas y animales de especies únicas en el mundo, varias de ellas en peligro de extinción.

Los brigadistas neuquinos partieron el 21 de octubre a Calilegua, que lleva más de un mes prendida fuego. Se alojaron en la ciudad de Libertador (también llamada Ledesma), a nueve kilómetros del parque.

Te puede interesar...

Todos los días, los pasan a buscar por el hotel a las cinco de la mañana y, tras media hora en vehículo, los dejan en la base, desde donde caminan dos horas hasta llegar a los focos de incendio. Al anochecer, son otras dos horas a pie de regreso.

Carlos contó que una de las dificultades de la misión es el excesivo calor con el que los recibió Jujuy. Comentó que tuvieron un viaje cansador. “Fuimos en colectivo y no nos dejaban bajar por la pandemia, así que estuvimos casi todo el tiempo arriba sentados”, agregó. Al llegar a destino, desembarcaron en un ambiente selvático, con el termómetro por arriba de los 35 grados.

brigadistas del Parque Nacional Lanín

“Fue difícil al principio, porque no teníamos tanta experiencia con altas temperaturas; veníamos del sur, que hacían 24 o 25 grados, y llegamos acá y nos encontramos con 40”, recalcó. Ese primer día, tras 12 horas de batalla bajo un sol ardiente, les costó reconocerse en el espejo al regresar al hotel.

El brigadista de Aluminé indicó que, aunque los incendios fueron provocados por personas, la sequía hizo su aporte. “La sequía en esta selva es muy intensa y hace que una maleza se prenda rapidísimo, por eso tenés que actuar rápido y caminar casi corriendo”, precisó.

La sequía en la selva es intensa y se prende muy rápido. Desde hace dos semanas, brigadistas del Parque Lanín colaboran en los incendios en Jujuy.

Reveló que el calor también trajo como complicación la proliferación de hormigas, arañas y bichos de todo tipo. “Teníamos repelente, que sabíamos que lo íbamos a necesitar, pero acá terminamos comprando matacucarachas y matatodo, porque es impresionante la cantidad de insectos; nos rociamos bien los zapatos para que no se me tan dentro de la ropa”, detalló.

Además del clima selvático, la misión en Jujuy se distingue de cualquier otra por la pandemia. Carlos aclaró que trabajan con un protocolo estricto y se mantienen aislados, “siempre con el mismo grupo del hotel”.

Confió que hay un solo momento en el que se permiten una excepción: “Es en el campo, porque tomamos como seis litros de agua en el día y, si un compañero se queda sin nada, no le podés negar el agua con 40 grados de calor, así que por ahí se comparte”.

Señaló que la calidez del entorno va en sintonía con los jujeños. “Nos recibieron re bien, porque la gente de Ledesma siempre nos agradece que estemos ayudando”, añadió.

Dijo que eso los alienta a no desanimarse cuando piensan que dejaron a sus parejas e hijos en el otro extremo del país. A principios de este mes, cuando regrese a Aluminé, Carlos tendrá que pasar dos semanas en cuarentena antes de poder abrazar a su familia.

Relató cómo recibieron la noticia cuando le avisaron que debía ir a Jujuy. “Mis parientes se asustaron un poco por el tema del coronavirus, porque estoy muy lejos de mi casa si me pasa algo, pero después se pusieron contentos porque esto es una experiencia que me va a quedar de recuerdo y acá está todo un país que vino a traer su colaboración”, concluyó.

brigadistas del Parque Nacional Lanín

Se perdieron 18 mil hectáreas

El Parque Nacional Calilegua ocupa 76 mil hectáreas al sudeste de Jujuy, en una zona de yungas con amplia biodiversidad. Es el hogar de animales únicos en el mundo, varios de ellos en peligro de extinción, como los yaguaretés, tarucas (llamados también huemules del norte), tapires, acutíes rojos, tuco-tucos, lobitos de río, jaguarundíes, ranas mono y distintas variedades de colibríes y águilas.

El principal foco de incendio comenzó el 18 de septiembre en la zona de Zanjón Seco y el 10 de octubre se sumó otro de gran magnitud en el sector de Finca Peggini-Macagno. Dentro del parque Calilegua, el fuego arrasó con 5473 hectáreas y, en toda la yunga jujeña, se quemaron más de 18 mil.

El equipo neuquino que viajó a Jujuy está bajo la coordinación de Jaime Lemunao, con los brigadistas Carlos Huichaqueo y Abel Reyes de Aluminé, Gustavo Pacheco y Joaquín Beecher de Junín de los Andes y Cristian Foser y Gerardo Gajardo de San Martín de los Andes.

Varios incendios son obra humana. Carlos Huichaqueo. Brigadista del Parque Nacional Lanín

—¿Cómo se enteraron de que iban a Jujuy?

Fue un pedido de colaboración al Sistema Federal. Yo trabajo en el ICE Parque Nacional Lanín de Aluminé y nos eligieron por zonas. En teoría son 15 días, pero creo que van a ser más, porque está bastante complicado.

—¿Hay muchos focos?

Los incendios están hace un tiempo largo y se nota que son intencionales porque siguen apareciendo. Estás trabajando en uno, mirás para otro lado y se está prendiendo otro. Es por intervención humana, lamentablemente.

—¿Es frecuente que viajen lejos?

Salir a un incendio es algo que ocurre cada tanto, pero últimamente salimos más porque hay muchos incendios, más que nada por el cambio del clima.

—¿Hay tiempo para tomar un descanso?

No mucho. Es agotador, pero hacemos lo que nos gusta.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

21.739130434783% Me interesa
78.260869565217% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario