A la reina Isabel se le murió una perra muy especial

Reino unido. La reina Isabel acaba de perder a “la más royal de los royals”: Willow, su última perrita corgi y la más devota de sus amigas. Murió de cáncer el domingo a los 15 años y puso punto final a la asociación de la familia real por más de 80 años con esta raza galesa, cuya fascinación heredó la soberana de su padre, el rey George. Willow era una descendiente directa de Susan, la primera perra de la reina, que la acompañó hasta en su luna de miel. Un veterinario fue convocado el domingo a la tarde al Palacio de Windsor para poner fin a su sufrimiento.

Primero había muerto Monty, que tenía 13 años, y Holly corrió la misma suerte en el 2016. La reina decidió dejar de criar corgis pembroke galeses por temor a que pudieran hacerla caer cuando juegan. Tampoco quería dejar ningún perro como herencia cuando muriera. Pero a lo largo de su vida, la reina ha criado 30 corgis, herederos de Susan y Honey, la pareja que tenía su padre. Willow era el último vínculo con sus padres. Es el fin de una era.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído