ATEN y sus propias luchas

Finalmente, el gobierno neuquino logró mejorar la oferta salarial a los docentes y hoy se sabrá si las clases podrán retomarse, ya no de forma normal casi en vísperas del primer semestre. Todo se logró no en los canales tradicionales de diálogo paritario, sino con una mediación del fiscal José Gerez. El gremio consiguió lo que ya había conversado de manera extraoficial con el gobierno de Omar Gutiérrez: que devuelvan los días descontados por el paro y que quede firmada, de puño y letra, la actualización salarial por la inflación durante todo el año. Como yapa, se pagará un bono de 4 mil pesos por cargo. No era la jugada que el Gobierno pretendía, luego de la firma del pacto fiscal con Nación, pero los 42 días de paro (para el récord Guinness) llamaron a la cordura en ambas partes. Sin embargo, todavía no está todo dicho. Hoy se espera que las asambleas en toda la provincia ratifiquen la propuesta. El sector de ATEN provincial, que conduce Marcelo Guagliardo, tiene la orden de aprobar el acta acuerdo, pero aún no se sabe cómo se comportará el variopinto sector que conforma la seccional del gremio en la capital, que conduce la diputada del FIT-Izquierda Socialista Angélica Lagunas. Puertas adentro está claro que a un sector del sindicato docente le importan más las elecciones internas de este año que las clases y los sueldos. Es probable también que hoy, de haber acuerdo, cada uno se adjudique logros. Lo único que hasta ahora asoma como imposible es el plan de recuperación de los días perdidos. Como se sabe, las que más pierden son las familias más vulnerables, que no pueden ser el sostén afectivo y educativo permanente de sus hijos. Ese sector representa parte del 87% de los chicos de primaria que van a una escuela pública.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído