"Ayudaremos a evitar desastres naturales"

Ingeniero, graduado en la Universidad Nacional del Comahue. Apenas recibió el título, entró en Invap y participó del proyecto espacial más ambicioso del país.

POR ANA LAURA CALDUCCI / calduccia@lmneuquen.com.ar

Guido Raggi Mir tiene 31 años y es oriundo de Allen. En 2013 se recibió de ingeniero electrónico en la Universidad Nacional del Comahue (UNCo) y, con el título aún fresco, entró a trabajar en la empresa Invap, donde participó de la fabricación del

Saocom 1A, el satélite espacial más importante en la historia de la República Argentina.

Te puede interesar...

-¿Cómo fue ese paso desde la facultad en Neuquén hasta la fabricación del satélite?

Siempre me gustó la electrónica. En Allen estudié Técnico Electrónico y en la universidad, ya en cuarto año, decidí irme a Bariloche. Estuvimos con un grupo en un proyecto de investigación e hicimos una especie de cápsula meteorológica como trabajo final de una materia, eso me despertó el bichito de la tecnología espacial. Como sabía que en Invap se hacían satélites, me metí un poco en el tema, averigüé y conseguí una entrevista. Tuve la suerte de incorporarme apenas recibido, en 2014.

- ¿Y te sumaste al Saocom enseguida?

Sí, entré en el grupo de Compatibilidad Electromagnética y trabajé en Saocom como proyecto principal durante cuatro años. En la entrevista me daban una orientación y también dependía mucho de la demanda del grupo con el que entré; así que en parte lo elegí y en parte me lo asignaron.

-¿Cómo es trabajar en un proyecto así?

Saocom es un proyecto de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales e Invap es el contratista principal. Acá, en Bariloche, está el corazón neurálgico. Se hace ingeniería básica y de detalles: se construye, se pone en funcionamiento y se hacen ensayos de calificación y validación para testear el ambiente de condiciones espaciales. También el lanzamiento son 12 minutos de gran energía y, mecánicamente, la estructura tiene que resistir grandes aceleraciones y grandes ruidos.

saocom 1a.jpg

- ¿Cuál fue tu función?

Los satélites, en general, tienen un primer momento de un modelo de ingeniería, donde se hace una especie de satélite con piezas que no van a volar, que se certifica que va a andar, y recién ahí se construye un modelo de vuelo, que es el que va al espacio. Yo entré en una etapa en la que había muchas cosas definidas y me tocó una transición interesante entre terminar la ingeniería, llevar a cabo los ensayos y entregar subsistemas andando.

-¿Qué sentiste el 7 de octubre, el día del lanzamiento?

Orgullo y emoción de haber formado parte de un proyecto tan grande, con tanta gente involucrada y tan importante para el país. Muchos compañeros de la facultad me felicitaron, también profesores. Estamos esperanzados de que el Saocom va a ser útil para mejorar la agricultura, la detección temprana de desastres naturales y el monitoreo de glaciares.

p06-pieza.jpg

-¿Qué tiene de distinto este satélite?

Es un satélite que tiene un radar encima, que trabaja en una frecuencia tan baja que permite atravesar nubes y perforar la capa de la tierra hasta cierto espesor, algunos metros. Eso, combinado con otras mediciones, permite monitorear glaciares bajo tierra, por ejemplo. Hay muchos científicos buscando posibles aplicaciones, muy expectantes de las primeras imágenes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído