Barrabravas y neonazis, a la caza de inmigrantes

El asesinato de un alemán desató la persecución en Chemnitz.

Alemania. Una patota de unos 800 manifestantes, convocados a través de internet para protestar contra los “criminales extranjeros”, recorrió las calles de la ciudad germanooriental de Chemnitz y agredió a las personas que parecían no ser alemanas. La “caza al inmigrante” se produjo después de que una trifulca de madrugada entre unos diez hombres de distintas nacionalidades terminara con un alemán, de 35 años, muerto por herida de arma blanca.

El gobierno alemán lamentó el asesinato, aún no esclarecido (aunque la fiscalía emitió órdenes de detención contra un sirio, de 22, y un iraquí, de 23), y repudió todo tipo de “acoso” contra “quienes tienen aspecto u origen distinto”. Steffen Seibert, el vocero de la canciller Angela Merkel, condenó con dureza lo ocurrido en la ciudad de la región de Sajonia, un estado federado surgido tras la reunificación con la antigua Alemania del Este que es un bastión de la extrema derecha. “Lo que pasó en Chemnitz no tiene cabida en nuestro Estado de derecho, no hay lugar para la justicia por mano propia, ni para los grupos que quieran propagar el odio en las calles, ni para la intolerancia ni el extremismo”, declaró Seibert en conferencia de prensa. El Estado de derecho, dijo, “protege a todos”.

La ciudad alemana es un bastión de la extrema derecha y cuenta con varios grupos xenófobos.

Según distintos medios, en la marcha participaron barrabravas y neonazis violentos. Entre otros, fueron identificados la banda Kaotic, un grupo de hooligans del club de fútbol local Chemnitz FC, y los ultraderechistas NS Boys (New Society Boys), identificados por el servicio secreto interno como responsables de enfrentamientos recientes con inmigrantes. La Policía se vio desbordada por la marcha espontánea y fue agredida a botellazos y piedrazos, lo que obligó a las autoridades a pedir refuerzos a ciudades cercanas como Leipzig y Dresde.

Sajonia suele ocupar los títulos de la prensa por ser sede de manifestaciones xenófobas y ultraderechistas. El partido de oposición Alternativa para Alemania (AfD), de tendencias ultranacionalistas, fue en esta región la fuerza más votada en las últimas elecciones alemanas, con el 27 por ciento de los apoyos. De Sajonia surgieron también movimientos xenófobos como Pegida, que marcha con banderas alemanas y eslóganes identitarios y nacionalistas al grito de “Nosotros somos el pueblo”, la misma frase que usaron los alemanes del este poco antes de la caída del Muro de Berlín y la reunificación. Se temía que continúen los disturbios a manos de grupos fascistas que iban a marchar.

Una pelea entre alemanes y extranjeros desencadenó todo

Un combate entre bandas, de las cuales una contaba con la alta presencia de extranjeros, tuvo como desenlace la muerte de un alemán, de 35 años, herido fatalmente con un arma blanca.

A través de internet, la banda Kaotic, un grupo de barrabravas ligados al club de la ciudad, Chemnitz FC, se juntó y comenzó a generar destrozos y golpear a todo aquel que no parecía alemán.

Los ultraderechistas New Society Boys se sumaron a la marcha y a la persecución. El servicio interno ya venía siguiendo a estos por recientes enfrentamientos con inmigrantes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído