Boca perdió pero toda La Plata se la jugará en Brasil

El Xeneize alternativo cayó ante Gimnasia. Piensa en Palmeiras.

La plata. Un Boca alternativo no tuvo reacción y perdió ayer contra Gimnasia por 2 a 1, en el Bosque platense, por la décima fecha de la Superliga.

El Lobo se impuso con los goles de Lorenzo Faravelli, a los 10 minutos, y Maximiliano Comba, a los 5 del complemento, aunque a los 44 del inicio había igualado Cristian Espinoza para el Xeneize.

Te puede interesar...

Esta es la tercera caída del equipo de Guillermo Barros Schelotto en el torneo, mientras que Gimnasia consiguió su cuarto triunfo en la Superliga.

Desde el inicio Gimnasia salió decidido y Boca no arrancó de buena manera, porque el balón no pasó por los pies de Gago, y ni Almendra ni Reynoso lograron ayudar en la recuperación y Cardona y Tevez estuvieron muy aislados.

El Lobo fue con más ganas que ideas, pero así y todo tuvo más ímpetu que un Boca sin reacción, y a los 10 Tijanovich desbordó por la izquierda y el centro atrás encontró a Faravelli solo para sentenciar a Rossi.

A los 20 Faravelli envió un córner desde la izquierda, Rossi dejó un rebote y Comba remató pero el juvenil Balerdi evitó la caída de su valla.

Después de los 25 minutos, Boca tuvo la reacción que necesitaba, porque Cardona se retrasó un poco y comenzó a enviar pelotazos a las espaldas de los defensores de Gimnasia para la velocidad de Espinoza y la siempre inquietante presencia de Tevez.

Un cabezazo de Balerdi y un remate de Tevez que sacó Arias fueron los primeros indicios de un Boca que quería algo más en el final de la etapa.

Fue Goltz el que habilitó a Espinoza, quien le ganó el espacio a Bonifacio y el remate de media vuelta venció la resistencia de Arias.

Entró dormido y lo pagó caro

La defensa de Boca, que mostró durante todo el partido falencias conceptuales, dejó una grieta de la que Gimnasia supo sacar provecho. Es que un centro desde la derecha fue cabeceado por Buffarini y ante la pasividad de los centrales apareció Comba, dueño de una emotiva historia (ver aparte) para sentenciar a Rossi.

Los espacios, ante el adelantamiento de los volantes boquenses, comenzaron a aparecer para un Gimnasia que buscó el contragolpe como arma de ataque y terminó ganando con justicia.

1 solo titular repitió Boca

Respecto de la victoria del miércoles, 2 a 0, ante el Palmeiras en las semifinales de la Copa Libertadores: el arquero Agustín Rossi.

Ni Gago, ni Tevez ni Cardona hicieron un buen partido. La defensa entró dormida al segundo tiempo y lo pagó caro.

Embed
La emoción del pibe Comba, oriundo de un pueblo cordobés.

El verdugo fue un gaucho que no quería jugar al fútbol

Maximiliano Comba fue la figura inesperada en el duelo en el que Gimnasia se impuso a Boca. Con 24 años y oriundo del pueblito del sur de Córdoba, La Cautiva, el jugador marcó su primer tanto en la Superliga.

Pero la historia, su historia, dice que desde pequeño no soñaba con compartir cancha con grandes figuras como las de este sábado en El Bosque. “Nunca pensé que fuera a jugar al fútbol. Mi familia son todos gauchos, se dedican a los caballos, a las domadas... Y a mí también me gustó siempre eso. Me encanta el campo... Es más, cuando me iban a buscar para jugar a la pelota, a veces, me escondía debajo de la cama para no ir”, contó en una entrevista brindada al diario Perfil a mediados de año. Y ayer su vida cambió para siempre. “Me cuesta calmarme después de esta emoción. Nunca me imaginé esto. Un sueño estoy viviendo desde que llegué al club, lo estoy disfrutando mucho y sé que deben estar muy felices en mi casa”, declaró entre lágrimas Comba apenas terminado el duelo ante el Xeneize.

Y prosiguió en su charla con TNT: “Me cuesta, me cuesta expresarme en este momento. No tengo palabras para explicar esto. Es para mi familia”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído