Bolsonaro y su polémica frase sobre un hijo gay

Afirmó que no podría ser capaz de amar a un hijo suyo que fuera gay. "Preferiría que mi hijo hubiera muerto".

Brasil. En una visita a Israel hace dos años, el legislador brasileño de extrema derecha Jair Bolsonaro se inclinó en el río Jordán en una túnica para ser bautizado entre los brazos de un compañero congresista y pastor evangélico. Aunque aún es un católico declarado, Bolsonaro goza del respaldo de los cristianos evangélicos de Brasil, que lo han ayudado a convertirse en el favorito para la primera vuelta de la elección presidencial del 7 de octubre.

Los evangélicos responden por uno de cada cuatro votantes en el país católico más grande del mundo y por más de un 20% de sus legisladores federales. Muchos han sido cautivados por su estridente retórica contra los homosexuales. Por ejemplo, en una entrevista en 2011 con Playboy Brasil, Bolsonaro, padre de cinco, afirmó que no podría ser capaz de amar a un hijo suyo que fuera gay. “Preferiría que mi hijo hubiera muerto”, sostuvo.

Esos votantes ahora quieren que el ex capitán del Ejército encabece un contraataque conservador contra el Partido de los Trabajadores (PT), que gobernó durante buena parte de los últimos 15 años. Sus partidarios consideran crucial la elección de Bolsonaro para poner fin al reconocimiento, por parte de los tribunales brasileños, de las uniones civiles entre personas del mismo sexo y para detener el impulso hacia el matrimonio entre homosexuales.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído