Cargar la SUBE en el centro es un calvario

Los usuarios deben recorrer varias cuadras en procura de conseguir crédito para viajar.

NEUQUÉN
En el centro, cargar la SUBE se asemeja a la búsqueda de un tesoro perdido. Es que son pocos los kioscos que prestan el servicio, a pesar de la gran demanda que hay, por lo que lo usuarios llegan a caminar varias cuadras para poder aumentar el saldo de sus tarjetas.

Los argumentos que utilizan los comerciantes para justificar esto son variados. Muchos de ellos admiten que intentaron registrarse y solicitaron las máquinas, pero que nunca se las mandaron. “En teoría te las envían en 30 días, pero hay gente que lleva meses esperando”, sostuvo una kiosquera de Avenida Argentina.

En tal sentido, son varios los que se cansaron de esperar y ya descartaron la prestación del servicio en el futuro.

Espera Pese a los pedidos, cientos de comercios aún no tienen las terminales de recarga.

Están también los que nunca tuvieron en consideración implementarlo, por lo que simplemente ni siquiera averiguaron qué trámites debían hacer. “Yo no cargo acá ni en mi otro negocio, no me interesa”, sostuvo una mujer.

Sin embargo, hubo un reclamo compartido entre los que venden SUBE y los que no. Se trata de que las ganancias representan sólo el 1 por ciento de cada pasaje.

Al respecto, una comerciante expresó: “Eso no me alcanza ni siquiera para pagar la energía que consume el aparato”. Aunque reconoció que “al menos hacer recargas trae gente que siempre se termina llevando algo”.

Un kiosquero fue más lejos y aseguró que vender tarjetas y recargas es un “lío”. Según detalló, hay que hacer muchos trámites e invertir una gran cantidad de dinero semanal para obtener una ganancia muy baja.

Varios de los vendedores pidieron que los cobradores pasen más seguido. Es que cada kiosco debe comprar con anterioridad los boletos que después pondrá a la venta, por lo que los debe pagar previamente en efectivo o vía depósito.

“Acá vienen dos veces por semana”, explicó un kiosquero y agregó: “Con esa frecuencia, yo tendría que comprar pasajes para varios días y eso es mucha plata que se me va”.

Testimonios
Los vecinos apuntan contra el sistema de comercialización de la tarjeta

Los usuarios de la tarjeta SUBE están molestos por los pocos puntos de recarga que hay y pidieron que haya más centros de venta.

Hebe, una vecina del centro, explicó que ella no es una recurrente pasajera del colectivo. Sin embargo, contó: “Cada vez que quiero cargar la tarjeta, tengo que caminar mucho”.

Además, apuntó contra algunos kiosqueros. “No estoy de acuerdo con que cobren aranceles, yo les pago por la recarga, que no sean sinvergüenzas”, advirtió.

Otra vecina contó que la dificultad de encontrar un lugar de recarga complica a las personas que viajan mucho. “Si no puedo comprar pasajes, me quedo sin viajar, porque ni siquiera me lo puede pagar otro pasajero porque los colectiveros lo prohíben”, señaló.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído