Celulares sí, libros y cine no

La posibilidad de que con tan sólo hacer un clic y disponer gratis de una película o de un libro ha demostrado que en la actualidad podemos acceder a la cultura o al esparcimiento en cualquier momento y lugar.

Así lo refleja la reciente Encuesta Nacional de Consumos Culturales, que difundió el Ministerio de Cultura de la Nación, que precisó que cuatro de cada 10 argentinos leyeron al menos un libro en 2017 y que un 37 por ciento de la población que acostumbraba a ir al cine dejó de hacerlo. La expansión de la red de internet provocó el crecimiento exponencial de la digitalización de contenidos culturales. Los números arrojaron que en 2013 el 9 por ciento de la población se conectaba a internet a través de su celular y cuatro años después más del 70 por ciento lo hizo todos los días.

El informe señala que cae la lectura de libros, pero se multiplican las actividades realizadas en internet que implican lectura, como la participación en redes sociales. Por otra parte, cayó la asistencia al cine pero aumenta el consumo de contenidos audiovisuales a través de plataformas on demand o sitios online. Lo mismo sucede con la compra de discos pero cada vez se escucha más música en internet.

Esta radiografía refleja un cambio de paradigma que modificó nuestros hábitos en material cultural.

Hace más de cincuenta años, Umberto Eco se anticipó a esta realidad con la que convivimos a diario cuando sintetizó en la figura de los “integrados” a aquellos que vislumbraban el desarrollo tecnológico como una prometedora oportunidad de expansión cultural y las bondades de las nuevas tecnologías como parte fundamental de un futuro más libre.

4 de cada 10 argentinos leyeron un libro en 2017, según una encuesta sobre consumos culturales.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído