Convivían con los restos de los familiares a la espera de que pudieran resucitar

Una mujer de 77 tenía en el living de su casa los esqueletos de su marido y de su hija, muertos tiempo atrás.

Una mujer de Indonesia vivía en su casa con los restos de su esposo y de su hija quien habían muerto hace años, con la esperanza de que algún día pudieran resucitar.

Fue a través de la visita de un médico que descubrió los restos de los cuerpos y alertó a las autoridades después de que Neneng Hatidjah, una mujer de 77 años, se hubiera mostrado reticente a que ingresara a su hogar, del que emanaba un extraño olor.

Cuando la policía ingresó por la fuerza en el domicilio, situado en Cimahi, en el oeste de la isla de Java, los agentes descubrieron los cuerpos en descomposición del marido de Hatidjah y de su hija, cubiertos con ropa.

La septuagenaria había esparcido café molido alrededor de los restos humanos, declaró la policía, que también halló decenas de frascos de perfume por toda la casa, situada a unas tres horas y media de carretera de Yakarta.

El marido de Hatidjah falleció el pasado diciembre, con 85 años, y su hija murió con 50 años, hace dos.

Neneng Hatidjah, quien vivía con sus otros dos hijos, contó que su marido y su hija fueron víctimas de una enfermedad pero que había decidido no enterrarlos con la esperanza de que resucitaran.

"Dijo que oía cuchicheos y que si cuidaba los cuerpos volverían a la vida", declaró a la agencia AFP un portavoz de la policía, Hari Suprapto.

Embed

Fuente: AFP

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído