Delfín en celo mete miedo

Cierran una playa francesa por los ataques sexuales de un cetáceo.

Francia. Un delfín en celo obligó a las autoridades de Landévennec, un pueblo de Francia, a cerrar la playa debido a que asusta a los turistas y lugareños y se frota sobre ellos. El animal, incluso, evitó que varios nadadores salieran del mar y hasta empujó a una mujer. Por el evidente estado de excitación sexual, también se acercaba a kayaks y a otras embarcaciones pequeñas que estaban en la zona.

La gente del lugar bautizó al delfín, de unos tres metros de largo, como Zafar. Si bien en un principio los niños estaban fascinados cuando el delfín aparecía de repente y nadaba alrededor de sus botes, la situación cambió días atrás por el comportamiento del cetáceo. Los diversos intentos de Zafar para satisfacer sus necesidades no sólo fueron insuficientes, sino que obligaron al alcalde de Landévennec, Roger Lars, a prohibir el nado y el buceo cerca de la costa, cada vez que se ve a Zafar por la zona, con el fin de evitar incidentes. “Emití el decreto para preservar la seguridad de las personas”, indicó el alcalde. Según el diario The Telegraph, las personas también tienen prohibido estar a menos de 50 metros del delfín.

Elizabeth Hawkins, investigadora de Dolphin Research Australia, explicó que el comportamiento agresivo y hostigador no es algo inusual para un delfín que está en la situación de Zafar. El animal es lo que los investigadores describen como “un delfín social solitario”, lo que significa que, por alguna razón, ha sido aislado de otros delfines y ahora es un “paria social”. El delfín está “teniendo el anhelo del contacto social de cohortes y esa necesidad no se cumple, por lo que puede probar diferentes comportamientos hacia los humanos para tratar de lograr esa realización social”, argumentó. En ese sentido, la especialista contó que se ha observado que los delfines y las diferentes especies de ballenas se frotan contra objetos por lo que parece ser algún tipo de satisfacción sexual.

Pese a la preocupación de algunos pobladores, Zafar aún no ha herido a nadie, algo que motivó a algunos a desafiar la prohibición de meterse en el mar y quedarse cerca del cetáceo en celo.

Desafìo: Algunos bañistas desoyen la prohibición y se meten al mar a pesar de las medidas.

“Aunque se han tomado medidas por las dudas, hay que decir que nunca se han observado contratiempos en el entorno natural entre un delfín y un humano”.Erwan Le Cornec. Especialista francés en Derecho Ambiental

Enojados con la prohibición

La prohibición de meterse en el mar por culpa del comportamiento del delfín no fue bien recibida por todo el mundo. El abogado Erwan Le Cornec explicó a la agencia de noticias France Press que estaba preparando una petición para anular esta prohibición. “¿Cuántos accidentes con un delfín y un ser humano han ocurrido en la región de Finistere ya que las dos especies han vivido una al lado de la otra? Ninguno”, afirmó. Con esta medida, según Le Cornec, el alcalde está intentado que el delfín, en vez de un animal inteligente, “parezca una bestia feroz totalmente impredecible y capaz de ahogar a gente”. El motivo del cambio de comportamiento del delfín, según explicó otro experto al periódico local Ouest-France, es que está en celo. Los delfines no tienen celo estacional como suele ocurrir con otros animales. A diferencia de otras especies, cuando alcanzan la madurez sienten impulso sexual en cualquier época del año.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído