Desarrollo con equidad

La afirmación del gobernador Jorge Sapag en relación con el crecimiento de la población en un 40 por ciento en los últimos ocho años (ver nota en la página 12), convirtiéndose en un récord en la historia de la provincia, nos lleva a esbozar algunas reflexiones que, sin duda, no pueden resumirse en estas breves líneas.

Los 700 mil habitantes que hay actualmente en la provincia, según Sapag, reflejan una configuración de un territorio cada vez más dinámico tanto en lo económico como en lo social y que conlleva ciertos impactos que las autoridades que asuman el 10 de diciembre deberán tener en cuenta. La explosión de la actividad petrolera de la mano de Vaca Muerta, que llevó a convertir a un pueblo del interior en una ciudad, también genera desequilibrios y la necesidad de reforzar ciertos aspectos de infraestructura, porque el tejido social tiende a volverse más complejo y, por lo tanto, requiere de atenciones urgentes y específicas.

La explosión Vaca Muerta también genera desequilibrios y el tejido social tiende a volverse más complejo.

Este proceso de crecimiento podría compararse con el de los años 80, pero el actual se da en un contexto diferente. En este sentido, aparecen problemas que los distintos municipios deberán atender relacionados con el transporte, la educación y la salud. Ni que hablar de la vivienda y los servicios.
Porque no estamos hablando de preparar el futuro, sino el hoy. Por eso la planificación y gestión requieren de propuestas concretas y efectivas para solucionar la cotidianidad de miles de neuquinos.
El mandatario provincial que se despide el jueves dijo que este récord poblacional fue posible porque Neuquén es "una provincia de brazos abiertos", pero lo fundamental en esta realidad es que se convierta en un puente al desarrollo con equidad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído