El clima en Neuquén

icon
Temp
66% Hum
La Mañana víctimas

Día Internacional de las Víctimas del Holocausto: por qué se conmemora y su relación con el infierno de Auschwitz

Por una decisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, desde el 2005 cada 27 de enero se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de las Víctimas del Holocausto.

Desde 2005 y por una decisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, todos los 27 de enero se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de las Víctimas del Holocausto. La fecha no es nada azaroso y está relacionada directamente con un hecho histórico de la Segunda Guerra Mundial: la liberación del mayor campo de concentración del régimen nazi, Auschwitz-Birkenau, lo cual tuvo lugar efectivamente el 27 de enero de 1945.

Si bien previo a esta resolución la UNESCO ya conmemoraba este día (desde 1979 ese campo de concentración está inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco), la idea de la fijación de esta fecha tiene como gran objetivo el de lograr que los Estados que son miembros de la ONU, elaboren programas educativos para mostrar a las futuras generaciones la realidad histórica de unos hechos lamentables y repudiables como los acontecidos durante el Holocausto, con el fin de evitar actos de genocidio en el futuro.

Te puede interesar...

En este sentido, y según un video que publicó recientemente la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas), durante este oscuro momento de la historia del mundo fueron masacrados “6 millones de judíos en 74 meses, 81.081 víctimas cada mes, 13.510 vidas robadas cada cinco días, 339 víctimas cada tres horas y 2 asesinatos cada 70 segundos”.

Embed

Para dimensionar la gran masacre que se vivenció en Auschwitz-Birkenau y de ahí la gran importancia de su liberación, se calcula que allí murieron 1,1 millones de personas (el 90% de ellos eran judíos).

Auschwitz, el mismísimo infierno, y sus víctimas

Auschwitz era inicialmente un cuartel del ejército polaco en el sur de Polonia. La Alemania nazi invadió y ocupó Polonia en septiembre de 1939, y en mayo de 1940 convirtió el lugar en una cárcel para prisioneros políticos.

Esta área, con la infame mentira “Arbeit Macht Frei” ("el trabajo libera", en alemán) escrita sobre la entrada, se conoció como Auschwitz I.

Día-Internacional-de-las-Víctimas-del-Holocausto-5.jpg

Pero a medida que la guerra y el Holocausto avanzaron, el régimen nazi amplió en gran medida el lugar, como así también su crueldad. Es que para agosto de 1941, se comenzó a “gasear” a los prisioneres: en ese momento se trató de un grupo de polacos y soviéticos.

El mes siguiente, los trabajos comenzaron en un nuevo campo, Auschwitz II-Birkenau. Allí se encontraban las enormes cámaras de gas donde cientos de miles fueron asesinados hasta noviembre de 1944, como así también los crematorios donde quemaban sus cuerpos.

Embed

Dado que los guardias de las SS intentaron ocultar sus crímenes cuando se aproximaron las tropas soviéticas -buscaron destruir sus extensos registros de prisioneros- se dificulta cuantificar con exactitud el número de víctimas.

Desde entonces, estudios académicos coinciden en que cerca de 1,3 millones de personas llegaron a Auschwitz. Alrededor de 1,1 millones de ellos murieron allí. En este sentido, judíos de toda la Europa controlada por los nazis suponían la gran mayoría de las víctimas, de los cuales casi un millón fueron asesinados en ese terrible lugar.

Un ejemplo específico fue la población judía de Hungría. En solo dos meses, entre mayo y julio de 1944, Hungría transportó a 437.000 judíos a este campo de concentración.

El funcionamiento de Auschwitz

Personas de toda Europa fueron hacinadas en trenes sin ventanas, baños, asientos ni comida para ser transportadas a Auschwitz, donde allí eran clasificadas entre quienes podían trabajar y quienes serían asesinados de inmediato.

Al último grupo se le ordenaba desnudarse y se los enviaba a las duchas para "despiojarse", un eufemismo utilizado para las cámaras de gas.

Día-Internacional-de-las-Víctimas-del-Holocausto-6.jpg

Los guardias del llamado "Instituto de Higiene" arrojaban entonces gránulos de gas Zyklon-B en las cámaras selladas y esperaban a que la gente muriera. Demoraba unos 20 minutos. Los gruesos muros no podían ocultar los gritos de las personas asfixiándose en el interior.

Otros prisioneros conocidos como Sonderkommandos -generalmente judíos obligados a trabajar para los guardias y no ser asesinados- retiraban el cabello, los dientes, anteojos y extremidades artificiales de los cadáveres antes de arrastrarlos a las incineradoras. Las cenizas de los cuerpos eran enterradas o utilizadas como fertilizante.

Embed

Las pertenencias de las víctimas se llevaban entonces para ser clasificadas a una parte del campo conocida como "Canadá", llamada así porque el país era visto como una tierra de abundancia.

En tanto, quienes podían trabajar, realizaban diferentes tipos de tareas, incluso para importantes empresas del país. Según se conoce, la compañía química alemana IG Farben construyó y operó una fábrica de caucho sintético en Auschwitz III-Monowitz, como así Krupp y Siemens-Schuckert, las cuales utilizaban a los prisioneros como mano de obra esclava.

Liberación de Auschwitz

Las autoridades alemanas ordenaron detener los gaseos como así también destruir las cámaras de gas y los crematorios a finales de 1944, a medida que las tropas soviéticas avanzaban hacia el oeste.

La reserva de objetos de valor robados que se almacenaban en el sector de Canadá se envió a Alemania poco después.

Día-Internacional-de-las-Víctimas-del-Holocausto-4.jpg

Decididos a borrar la evidencia de sus crímenes, los nazis ordenaron a las decenas de miles de prisioneros que quedaban marchar hacia el oeste a otros campos de concentración, como Bergen-Belsen, Dachau y Sachsenhausen.

Los que estaban demasiado enfermos para caminar se quedaron atrás. Todos los que se retrasaron en la marcha fueron asesinados.

Embed

Las fuerzas soviéticas solo encontraron a unos pocos miles de sobrevivientes -los cuales había sobrellevado las torturas, el hambre, el trabajo forzado y diferentes enfermedades- cuando entraron en el campo de concentración de Auschwitz el 27 de enero de 1945, además de cientos de miles de prendas de ropa y varias toneladas de cabello humano.

Los soldados recordaron años después cómo tuvieron que convencer a algunos sobrevivientes de que los nazis realmente se habían ido.

Día-Internacional-de-las-Víctimas-del-Holocausto-2.jpg

Elie Wiesel dijo durante un discurso para conmemorar el 50 aniversario de la liberación que los crímenes nazis en Auschwitz "produjeron una mutación a escala cósmica, que afecta los sueños y los esfuerzos del hombre".

Embed

Los 5 campos de concentración más importantes

Durante la Segunda Guerra Mundial se construyeron más de 15.000 campos de concentración y exterminio a lo largo y ancho de todo el territorio controlado por la Alemania nazi.

Auschwitz era un complejo formado por diversos campos de exterminio. Fue el campo de concentración con mayor concentración de judíos.

Día-Internacional-de-las-Víctimas-del-Holocausto-3.jpg

A ese lugar se suma el campo de Mauthausen situado en Austria fue otro de los campos de exterminio más extensos de la Alemania Nazi. Dentro se fabricaba munición, minas, armas y partes de aviones. A este campo fueron enviadas las clases más altas judías y miembros reconocidos de la sociedad intelectual para exterminarlos. Además, se le conoce como el «campo de los españoles» al ser llevados allí hasta 7.300 personas (según los registros). Muchas de estas personas eran enviadas a Mauthausen tras ser detenidas en Francia al huir de España tras la Guerra Civil.

En tanto, a 13 km del noroeste de Munich se encontraba Dachau. En este campo se perpetraron las más duras torturas y experimentos médicos inhumanos. El mismo estuvo activo más de 12 años y en el fallecieron más del 70% de las personas que eran trasladadas.

Por su parte, en Sachsenhausen, situado en un campo construido en 1936, eran enviados opositores políticos, gitanos, homosexuales, prisioneros de guerra, judíos y Testigos de Jehová. Fallecieron 30.000 prisioneros. Tras la ocupación soviética de Alemania Oriental, este campo albergó a presos políticos, militares y funcionarios del III Reich dónde se estima que murieron de malnutrición 13.000 personas.

Por último, a 90 kilómetros de Berlín, aparece Ravensbrück. Este campo, exclusivo para mujeres, fue abierto en 1939 y tenía como actividad trabajos de tejido, cestería y confección de uniformes. Fue liberado en 1945, dejando un balance de un 85% de fallecidos por desnutrición, cámara de gas o experimentos médicos entre otras causas.

Embed

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario