El clima en Neuquén

icon
11° Temp
92% Hum

Digno de Netflix: la fuga de Guillermo Patricio Kelly disfrazado de mujer

De los seis dirigentes peronistas fugados en Río Gallegos, en marzo de 1957, solo Kelly fue detenido en Chile y sujeto a extradición. Sin embargo, el 28 de septiembre de ese año logró fugarse con la ayuda de Blanca Luz Brum.

“Eran exactamente las 8 de la noche del 28 de septiembre de 1957, cuando me dirigía hacia la celda de Kelly. Veo a Guillermo descendiendo la escalerita de su celda. Venía envuelto en un elegante tapado de Persia de terciopelo negro mi precioso abrigo recién traído desde Nueva York. Un pañuelo grande de seda floreada cubría toda su cabeza, sobre sus hombros flotaban rizos rubios. Unas gafas negras y guantes de gamuza cubriendo sus manos. Zapatos bajos oscuros", así narró Blanca Luz Brum, a la revista brasileña O Cruceiro, la fuga de Guillermo Patricio Kelly.

Y continúa: "De su mano, pendía una pequeña cartera donde cabía algo mas, que un lápiz labial. En la otra mano un bolso mediano de papel de un color fuerte para distraer la mirada de los guardias. Su paso no podía ser más medido y sereno. No diré que descendía majestuosamente la ocasión no era propicia. Pero puedo asegurar que sonreía mientras se acercaba a la primera puerta donde desembocaba su celda”.

Te puede interesar...

¿Quien fue Blanca Luz Brum?

En el peronismo de la resistencia, existen algunos personajes casi míticos, cuyas vidas son una mezcla de realidad y novela. Blanca Luz Brum es uno de ellos. Una mujer que tiene vida de novela y/o película (recomiendo ver “No viajare escondida”). Una mujer cuya historia inevitablemente subyuga.

Blanca Luz Brum Elizalde nació en Uruguay en 1906, fue una escritora periodista y poeta. Se casó a los 16 años con el poeta Juan Parra del Riego. Quedó viuda a los 20 años, y partió hacia Lima. Allí, conoció y colaboró con José Carlos Mariátegui, uno de los mayores pensadores de la izquierda latinoamericana. En 1929, regresó a Montevideo y conoció el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, con quien se casó y viajo a México. En México, por su militancia de izquierda, la pareja sufrió varios meses de cárcel. Allí se vinculó con el líder nicaragüense Cesar Sandino, con Diego Rivera, Frida Kahlo, Tina Modotti, el cineasta Sergéi Eisenstein.

En 1933, la pareja visitó Buenos Aires, donde, el magnate periodístico Natalio Botana contrató a Siqueiros para realizar un mural en una pequeña sala de su mansión de Don Torcuato. Junto a los artistas locales Berni, Spilimbergo y Castagnino, Siqueiros pintó su obra Ejercicio plástico. La musa inspiradora fue Blanca Luz, a quien su marido pintó desnuda (el mural hoy puede apreciarse en el Museo del Bicentenario). La historia culminó, en un tórrido romance entre Blanca Luz y Botana.

Mural Ejercicio Plastico .jpg

Tiempo después, Blanca Luz se casó con Jorge Béeche, ingeniero de minas y diputado radical chileno. En 1942, era la Jefa de prensa de su amigo y candidato radical a la presidencia de Chile, Juan Antonio Ríos.

En 1943, ya separada de Beeche, volvió a Buenos Aires, donde conoció al entonces Coronel Perón y se incorporó a su equipo de prensa en la Secretaria de Trabajo y Previsión. Tuvo activa participación en la jornada del 17 de Octubre y luego en la campaña electoral. Ella dijo ser la creadora del slogan “Braden o Perón”.

Blanca Luz volvió a vivir a Chile, y se casó con un poderoso empresario. Dicen que Perón siempre mantuvo un muy buen recuerdo de ella, y Blanca Luz desde Chile colaboró activamente con la Resistencia Peronista.

El ex embajador Eduardo Valdez, cuenta, que según le refirió Miguel Unamuno, (por entonces Concejal de la ciudad) Blanca Luz fue invitada al acto de asunción de Perón en 1973, y el General discretamente se encontró con ella, en un salón del actual hotel NH de la calle Bolívar.

Blanca Luz Brum, Edelmiro Farrel y Juan Peron .jpg

Grandes hombres de la época sucumbieron ante sus encantos, entre ellos los poetas Pablo Neruda y Raul Gonzales Tuñon que la conocieron en la quinta de Botana.

Pablo Neruda, entonces un joven de 29 años que desde agosto de 1933 era cónsul de Chile en Buenos Aires, la describió sin nombrarla en sus memorias,”Confieso que he vivido”, y dijo haber mantenido con ella una "aventura erótico-cósmica" en una torre de la mansión de Botana. En sus memorias, Brum desmintió a Neruda y negó haber mantenido relaciones sexuales con él.

Tuñón le dedico un poema : “Yo quisiera arrojar una bomba/ derrocar un gobierno/ hacer una revolución con mis manos amigas de la luz de la caricia/ destruir todas las tiendas de los burgueses/ y todas las academias del mundo/ y hacerme un cinturón bravío de rutas inverosímiles/ como Alain Gerbault/ para que venga Blanca Luz y me ame”.

Kelly relata su espectacular fuga

Recuerda Kelly : “llevados a Santiago, Blanca Luz me visitó en la cárcel junto al capitán argentino, Guillermo Barrena Guzmán. Yo ideé la fuga, ella me ayudó y me entregó la ropa femenina que permitió burlar a diez guardias y escapar. Eso no lo olvidaré nunca".

El plan consistía en hacer cotidiano su ingreso a la penitenciaría de Santiago. Todas las tardes a las 7:30 la mujer atravesaba la puerta junto a otra acompañante. Una hora después salían. El ritual se repitió sistemáticamante durante todo un mes. Como era de esperar, esas dos señoras se ganaron la buena disposición de los guardias.

En 1958 Gabriel García Márquez escribió un reportaje sobre Kelly en Caracas. Le dedicó una extensa nota: “Kelly sale de las penumbras” que se publicó en la revista venezolana Momento, donde da detalles sobre la huída de la prisión en Santiago.

Allí Gabo detalla como “Patricio Kelly inició el largo y difícil aprendizaje de hacerse pasar por una mujer. Aprendió a caminar con tacones altos, a reproducir con naturalidad los más secretos ademanes de la coquetería femenina, a imprimir a su voz un registro exquisito”. Siete minutos demoró Kelly en maquillarse y vestirse de diva, con la ropa que poco a poco le había llevado subrepticiamente Blanca Luz.

la huida de kelly.jpg

“Hasta luego, que Dios los bendiga”, saludó Blanca Luz a los guardias al atravesar el portal de la penitenciaría. Esa misma noche fue allanada la casa de Blanca Luz y detenida. Su marido el empresario Carlos Brunson no salía del asombro, del lío en que estaba metida su adorable mujer.

Kelly antes de abandonar Santiago, se hizo tiempo para visitarla en la prisión, esta vez disfrazado de su sacerdote confesor. Luego abandonó Chile por el norte en una difícil y accidentada correría.

La gente de la resistencia ideó una maniobra para confundir a los carabineros chilenos. Manejando un camión salió de Santiago hacia el norte de Chile, otro personaje novelesco del cual hablare en otras notas: Claudio Adiego Francia, el “flaco Francia”, quien logro sortear con éxito los controles y llegar a Bolivia desde donde se reintegró a sus actividades conspirativas.

Guillermo Patricio Kelly, la obstetricia Ramona Estevez de la Vega, Blanca Luz Brum, el flaco Claudio Adiego Francia, personajes controvertidos, novelescos, que forman parte de la olvidada historia de la Resistencia Peronista.

Blanca Luz Brum.jpg

(*) El columnista es autor de Salvados por Francisco y La Lealtad-Los montoneros que se quedaron con Peron.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario