El Cirse se suma a los proyectos de lujo de la ciudad

Hay dos compradores que buscan integrar una parte de esas tierras al futuro polo hotelero.

Andrea de Pascalis

depascalisa@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- El crecimiento inmobiliario del corredor Doctor Ramón-Leloir y las inversiones comerciales transformaron esta zona en una de las más caras de la ciudad. Atrás quedó la imagen de casas unifamiliares y la barda; recorrerla ya no es lo mismo que hace diez años y hoy lo único que recuerda lo viejo son las construcciones sobre Leloir, que en poco tiempo quedarán bajo los escombros cuando se levanten las grandes torres hoteleras que se proyectan.

En ese contexto, y a pocos metros de Avenida Argentina y Doctor Ramón, otro antiguo predio de la capital, que carga en su historia parte de los eventos sociales de 40 años atrás y que cuenta con un amplio espacio deportivo que usaron varias generaciones de neuquinos, también se transformará.

Se trata del Cirse (Asociación Mutual Círculo de Suboficiales del Ejército) que se construyó en los primeros años de la década del 70 y que, en un lote de unos más de diez mil metros cuadrados, ofreció a la gente sus canchas de tenis -que aún funcionan-, de pádel, el playón deportivo, hotel, restaurante y los salones de fiestas.

Las tierras, de alto valor inmobiliario, tentaron a los inversores y su ubicación impondrá una reconversión. Si bien aún no hay ninguna presentación formal en el Municipio, se sabe que hubo dos compradores que no son neuquinos y que pertenecen a desarrolladores inmobiliarios que tienen intenciones de sumarse al polo hotelero que se proyecta en este punto de la ciudad.

Previamente a esta compra, un vecino de la ciudad adquirió toda la parte superior del lote.

Se extiende sobre la Avenida Argentina entre Albardón y Neumman, y ocupa gran parte de la barda hacia el oeste.

Un gran boom inmobiliario

Sobre las calles Leloir y Buenos Aires se levantarán dos hoteles de la cadena Fën. Uno es el Dazzler y otro el Splendor. Se trata de dos torres que ya tienen los planos presentados. Entre ambas construcciones se completarán 60 mil metros cuadrados nuevos sobre Leloir.

Sobre la misma mano, pero en Doctor Ramón, se está trabajando en otro hotel que se construirá a metros del hipermercado Coto, junto a dos torres más bajas de oficinas y departamentos, más una galería comercial que conectará la planta baja.

Mutual: Desde esta organización se piensa renovar el hotel y construir una pileta.

Cambios

El Cirse se extiende sobre la Avenida Argentina entre Albardón y Neumman, y ocupa gran parte de la barda hacia el oeste, mantiene aún en uso las canchas de tenis, pero el resto ya cerró sus puertas en 2014.

Los salones no se alquilan más desde el 5 de agosto y hacia la barda, el lote que ya no pertenece a Cirse, muestra un franco abandono.

Son muchos metros cuadrados que, a partir de la proximidad con el hotel Hilton que se está construyendo y la cercanía al Alto Comahue Shopping y el supermercado, hicieron un combo perfecto para que las autoridades del Cirse inclinaran la balanza por su venta, lo que convertirá a este lugar en un espacio de lujo, con hoteles, departamentos y galerías comerciales que le cambiarán la cara a esa zona de la capital neuquina.

A todo esto se sumará el proyecto que tiene en carpeta la mutual, que es renovar el hotel, construir nuevos salones de fiesta, una pileta de natación para la ciudad y una galería comercial sobre la calle Albardón.

Historia de un lugar emblema

Julián Castro, presidente del Cirse, recordó que en 1965 comenzaron las reuniones de los suboficiales del Ejército para formar la mutual en la capital. Los primeros encuentros se hicieron en un garage a pocos metros del Hotel del Comahue, donde comenzaron a gestar el proyecto. Luego buscaron las tierras para su desarrollo y con un acuerdo con el Municipio decidieron comprar en esa zona de la Avenida Argentina, que por entonces era barda y un arenal.

“Siempre fue con la visión de trabajar con el socio. Estaba el restaurante, se hacían reuniones sociales en los salones. Éramos muchos. Teníamos dos manzanas, en la época del boom del pádel se hicieron las canchas”, recordó Castro.

Explicó que hasta el 2000 era obligatorio asociarse al Cirse. “Cuando dejó de serlo, se fueron muchos y hoy somos sólo 250”, dijo.

La merma de los socios hizo más difícil mantener este predio. “Ya no podíamos pagar a los empleados del hotel y los impuestos de todo esto era mucho, así que le pedimos a Buenos Aires que lo vendan”, comentó Castro.

A su vez, aseguró desconocer quiénes fueron los compradores del resto del predio y estimó que los salones se tirarán abajo, como todo lo demás. Precisó que uno de los inversores compró la parte de las canchas de tenis hacia el fondo y el otro, lo que se extiende entre los salones y el playón. La porción final del lote, hacia la barda, pertenece a otro comprador.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído