El día que llegó la luz a dos parajes del norte neuquino

Tres Chorros y Rahueco esperaron la electricidad durante 20 años.

Alejandro Olivera

olivera@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- El día amaneció con el cielo gris en el norte neuquino, pero las nubes se dispersaron rápidamente para dejarle paso a la luz del noble sol, en el día en el que los parajes Tres Chorros y Rahueco recibirían la energía eléctrica tras 20 años de espera.

Después de atravesar un largo camino de tierra, que se adentra en el valle de Tres Chorros, y de cruzar dos rústicos puentes de madera, se logra acceder a la Escuela Nº 71, lugar elegido para llevar a cabo la inauguración de las obras.

Tonalidades grises, marrones y rojizas adornaron los alrededores y posicionaron al lugar como un paraíso perdido en medio de las formaciones montañosas.

Progresivamente, los habitantes de la zona comenzaron a acercarse a la institución. En un clima de completa alegría, se saludaban respetuosamente y se comentaban las últimas noticias de la comunidad.

Los vecinos del paraje saben lo que significa vivir austeramente en un contexto de hostilidad climática, ya que los fuertes vientos y las bajas temperaturas dificultan las tareas cotidianas de pastoreo y de producción.

Hasta el momento, vivían con luz generada a través de paneles fotovoltaicos. Este tipo de energía, conocida también como solar, es insuficiente para la utilización de electrodomésticos y otro tipo de instrumentos de alto consumo.

Adiós: Las dos localidades se despidieron de los equipos de luz solar con los que contaban.

Estos paneles fueron colocados hace más de una década, ya que por aquel entonces era la única forma de responder a la demanda de la región por las complicaciones que presentaba el terreno en ese territorio.

Es por eso que la expectativa por la llegada de la energía eléctrica era tan grande. Ahora podrán utilizar motores eléctricos, herramientas y dispositivos que los ayudarán a tener una mejor calidad de vida y de producción.

Cerca del mediodía, las autoridades provinciales llegaron a las instalaciones de la escuela y brindaron una conferencia en la que explicaron el alcance de la obra y anunciaron nuevos trabajos en la zona.

Luego del acto protocolar, los vecinos agasajaron al gobernador Gutiérrez, a las autoridades y a los presentes con pernil y empanadas acompañados por vino y gaseosas.

Finalmente, realizaron el encendido simbólico de la luz, lo que representó oficialmente la llegada de la energía eléctrica a dos parajes en los que se realizaron numerosas gestiones para poder contar con ella y que personifican el espíritu del trabajador rural neuquino.

Ampliarán más redes en el interior de la provincia

El Ente Provincial de Energía de Neuquén (EPEN) trabaja en más obras de electrificación rural. Se trata de los trabajos de los lotes Norte, Oeste y Centro con inversiones que superan los 160 millones de pesos.

Desde la Provincia señalaron que durante los próximos meses del año inaugurarán las nuevas líneas de baja, media y alta tensión. Estiman que a fin de año los casi 1500 usuarios beneficiados estarán conectados a la red.

El presidente de la entidad, Francisco Zambón, expresó que “hace más o menos 20 años les explicábamos a los habitantes del paraje que no había posibilidades de traer energía, pero con el correr del tiempo y el avance de la tecnología, las distancias se acortaron”.

Aporte

En los proyectos también estuvieron involucrados el Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (Prosap), dependiente del Ministerio de Agroindustria de la Nación, la Unidad para el Cambio Rural (UCAR), la Entidad de Programación del Desarrollo Agropecuario (Epda Neuquén) y la Unidad Provincial de Enlace y Ejecución de Proyectos de Financiamiento Externo (Upefe).

La obra fue “un acto de justicia”

La Escuela Nº 71 es el lugar por el que han pasado todos los hijos del paraje y continuarán haciéndolo. Actualmente, cuenta con sólo tres alumnos -uno de ellos a punto de egresar-, quienes participaron de la inauguración de las obras de luz.

Dada la poca demanda de energía que tiene la institución, utilizará un sistema de créditos para comprar la energía, es decir que las autoridades deberán adquirir una tarjeta similar a las de recarga de celulares que tendrá un código utilizable por única vez, que deberán colocar en una consola y que les dará una cantidad de luz equivalente al monto pagado.

La directora del establecimiento, María Virginia Canale, definió a los trabajos como “un acto de justicia cumplido”.

En Tres Chorros se educa a los niños de distintas edades de la misma manera que se lo hace en las escuelas de toda la provincia. Además, combinan experiencias relacionadas con las actividades productivas para perpetuar esos conocimientos. Canale expresó que “es una forma de evitar que esa gran sabiduría que tienen los habitantes de la zona se pierda”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído