Entre las voces de la comunidad internacional reclamando una investigación independiente, el gobierno de Estados Unidos fue más allá al condenar la implicación del gobierno de Maduro. “El régimen sigue matando a inocentes y a aquellos que defienden la democracia. Estamos del lado del pueblo venezolano y pedimos la liberación de los prisioneros políticos”, tuiteó el vicepresidente, Mike Pence.

Por su parte, el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, alertó de la situación “dramática” que se vive en Venezuela desde el punto de vista de los derechos humanos. Desde Argentina, el gobierno de Macri expresó ayer su cuestionamiento sobre la versión venezolana acerca de la muerte, bajo custodia de las autoridades, de Albán, y pidió un rápido esclarecimiento del suceso.

Acusado de estar involucrado en el atentado contra Maduro de agosto, las fuerzas chavistas detuvieron a Albán el pasado 5 de octubre tras asistir a la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York para denunciar la violación de derechos humanos en Venezuela. Tanto la Iglesia católica como la sociedad civil y los partidos políticos hicieron fila y marcharon ayer juntos, durante la marcha de casi 15 kilómetros que recorrió a pie desde la parroquia de la Universidad Central de Venezuela hasta el Cementerio del Este, al sureste de la capital, en la zona montañosa de la Guairita de Caracas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído