El interior paga por la luz 7 veces más que Buenos Aires

Diferencias. Es por los mayores costos de distribución, que están determinados por cada jurisdicción. Los subsidios son parejos en todo el país.

Neuquén.- Los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires pagan boletas de luz hasta siete veces más baratas que los del interior del país.

Según un informe de Fundelec, las tarifas más bajas corresponden a Edenor y Edesur, y no obedecen a un reparto desigual de los subsidios de origen nacional, sino a las diferencias del valor agregado de distribución (VAD), es decir al costo de la distribuidora local que está determinado por cada jurisdicción.

El estudio tomó como referencia el consumo promedio de todos los residenciales durante 2014. Mediante el cruce de datos de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), la Secretaría de Energía y la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica (Adeera), se llegó a un consumo residencial promedio de 742,12 kWh por bimestre.

De este modo, se elaboró un cuadro comparativo de las tarifas para un consumo de 750 kWh, pero también de 500 kWh y de 1000 kWh por bimestre.

Fundelec destaca que en 1992, el promedio bimestral del consumo de cada residencial era de 266,54 kWh. Hoy es casi el triple.

Se compararon las tarifas por el consumo eléctrico libre de todo cargo impositivo, tales como impuestos municipales, provinciales o nacionales, como IVA.

Sin tener en cuenta los impuestos, la tarifa está compuesta de un cargo fijo y un cargo variable. Para un consumo de 500 kWh, las distribuidoras de la capital del país y del Gran Buenos Aires cobran poco más de $37. En tanto, el resto del país oscila entre casi $80 y poco más de $275. Neuquén está entre el segundo grupo: se paga entre 40 y 200 pesos.

Si se toma un promedio de todas las distribuidoras del interior, se llega a un importe de $177, un valor casi cinco veces más alto que el de Edenor y Edesur.

Esta misma relación se verifica en los consumos de 750 y 1000 kWh. Para 750 kWh por bimestre, en Capital y GBA, los importes son de $53, mientras que las del resto varían entre $130 y $388 ($259, en promedio; otra vez, cinco veces superior).

En tanto, para facturas de 1000 kWh, en las distribuidoras de jurisdicción nacional se paga entre 68 y 71 pesos, mientras que en el resto hay que abonar entre 175 y 537 pesos ($356, en promedio; 5,26 veces más).

Diferencias
Los valores que arroja la comparación tarifaria se hacen más abultados si se toman los valores más bajos (Edenor y Edesur) frente a los más altos del país: 7,4 veces más alta en 500 kWh y en 750 kWh bimestral, y 7,8 veces mayor en 1000.

La diferencia entre los costos de distribución de Buenos Aires con respecto al resto de las provincias se explica por la cantidad de clientes a las que se llega. Es decir, relativamente es menos costoso mantener una red en zonas de alta densidad poblacional que en una que está poco poblada. Además, otro factor que influye es el consumo promedio del usuario, que en el interior del país es un 20% más bajo que en la Capital Federal y el conurbano.

En la mayoría de las provincias que cuentan con recursos más limitados, como Chaco, Jujuy o Formosa, se pagan tarifas mucho más altas, indica el informe.

Subsidios

Los subsidios que se aplican desde Nación alcanzan los valores que se cobran desde todas las distribuidoras del país porque, justamente, no subsidian la distribución sino la generación y el transporte en alta tensión y por distribución troncal.

La composición tarifaria está integrada por tres segmentos: generación (precio de la energía mayorista) y transporte (que tiene un valor casi simbólico de 0,007 $/kWh), distribución (valor agregado de distribución), e impuestos.

Todas las jurisdicciones pagan exactamente lo mismo por generación, varía muy levemente el transporte (que se paga por kilómetros recorridos). En cambio, el costo de la distribución es lo que puede variar de manera significativa, porque depende de cada jurisdicción.

En tanto, en la parte impositiva también puede ser significativa la diferencia, por dos razones: una, porque se aplica en forma proporcional sobre el costo del servicio; y otra, porque, al depender de cada jurisdicción, pueden llegar a sumarse impuestos que nada tienen que ver con el servicio eléctrico, como el servicio de ambulancia, de sepelios, etc.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído