El Municipio tendrá su propio Gran Hermano

Usarán los datos que dejan los celulares en la calle para mejorar el tránsito. Aseguran que es anónimo.

Neuquén.- Con sus elogios y críticas a cuestas, Neuquén dará un paso adelante para llevar la ciencia ficción a la realidad. El martes presentará los detalles de la primera parte de un plan que apunta a convertir la capital en una ciudad inteligente a través del uso del denominado Big Data, el almacenamiento de grandes cantidades de datos que son interpretados en patrones para luego volcarlos en decisiones concretas.

El Municipio y la empresa Telefónica firmaron en las últimas horas la primera parte de un convenio que permitirá el análisis del desplazamiento diario por la ciudad de los teléfonos celulares que utilizan el servicio de esa compañía.

El sistema se denomina Big Data Smart Steps y emplea datos móviles anónimos para determinar por qué lugares y en qué horarios circulan las personas. En función de este informe, se diseñará un Plano de Movilidad Urbana que permitirá elaborar estrategias y planificaciones para mejorar, en esta primera etapa, el sistema de transporte público.

El Municipio pagará 300 mil pesos para recibir el análisis de ese volumen de datos y así poder diseñar el recorrido más eficiente del futuro Metrobús y hasta definir pequeños detalles como dónde ubicar exactamente una parada.

Para su implementación, el usuario no deberá descargar ninguna aplicación, sino que se analizará en forma anónima la señal que emite el dispositivo y luego será rastreará a través de las antenas que tiene la operadora en la localidad. Posteriormente, esos datos se extrapolan para poder presentar la información de manera ordenada. Tanto desde la comuna como desde la compañía confiaron en que los datos son anónimos ya que no son individualizados. “Son confidenciales y de ninguna manera el Municipio podrá acceder a datos sobre usuarios y sus celulares”, explicaron.

Big Data: Se analizarán los horarios y lugares por donde transitan los usuarios de telefonía celular.

Durante la semana, la empresa presentará el acuerdo con el Municipio neuquino como “pionero” en el país. Es que este tipo de sistemas se utilizan cada vez con mayor frecuencia en el mundo para tomar todo tipo de decisiones, entre ellas para establecer un mapa de predicción del crimen.

El acuerdo con Neuquén es muy similar al que se llevó adelante en la ciudad española de Valencia, con el objetivo de mejorar la eficacia del transporte público.

La empresa y el Municipio confían en que sea sólo el primer paso de un proceso mucho más profundo y que incluya un análisis integral de variables, más allá del caso puntual del transporte público. Entre otros aspectos, avanzar en este proceso permitiría sustentar con datos una serie de decisiones que cambiarían el día a día de la ciudad. Por ejemplo, modificar el sentido de calles, justificar pedidos ante instituciones y organismos de cambios de horario y atención (bancos), modificar los horarios de descarga de mercadería, la movilidad ante emergencias y hasta la ubicación estratégica de los controles de alcoholemia. También buscarán en etapas venideras analizar la influencia del tráfico que ingresa a la ciudad a diario desde las localidades vecinas como Cipolletti, Centenario y Plottier.

También se usa para prevenir crímenes

El nuevo paradigma del Big Data plantea desafíos impensados hace algunos años. En Londres, este tipo de herramientas permitió desarrollar un modelo de predicción del crimen en base a la utilización de datos móviles. Apoyados también en inteligencia artificial y en el análisis de los grandes datos, permitieron predecir con un 70 por ciento de exactitud en qué zonas concretas se producirían delitos. Esto permite orientar el modelo hacia el lugar y no hacia el perfil individual como ocurre con otros casos, como el vetusto modelo lombrosiano. En delitos sexuales también se utiliza el análisis de datos para hallar a los responsables.

El gran dilema

Hernán Gil. Periodista

La tecnología no cesa de ofrecer herramientas y nuevas opciones a una sociedad que aún no parece haber asimilado sus primeros pasos. Una heladera ofrece una estadística certera y precisa de las calorías que consumimos mientras que ese propio ser humano desconoce gran parte de esos datos que marcan su propia conducta. La llegada del Big Data y la internet de las cosas (máquinas comunicándose con máquinas sin mediar intermediación humana) plantea herramientas ilimitadas. Sus opciones son infinitas, aunque el dilema no llega desde sus posibilidades sino desde la utilización que hará el ser humano de ellas.

En los próximos años, el valor de los datos cobrará una importancia que resulta difícil de predecir. Y ese valor está asociado a las soluciones que podrán generar en las sociedades, aunque será vital el rol que establezcan los propios Estados para establecer las pautas claras de su utilización. Ojalá aporten soluciones y no se conviertan sólo en una máquina perfecta para ofrecer una promoción de café en el preciso momento en que estemos navegando sobre ese tema.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído