El presidente de la Asamblea denunció que lo secuestraron

Sigue la crisis institucional en Venezuela.

Venezuela. La detención durante unos minutos del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, sumó ayer un nuevo capítulo a la grave crisis política y humanitaria que vive el país caribeño. El joven dirigente, quien se declaró “presidente interino” del país tras la asunción el jueves del segundo mandato de Nicolás Maduro, se dirigía a un cabildo abierto en la localidad de Vargas cuando fue retenido por efectivos del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional). Tras el incidente, Guaidó llegó hasta el acto político y envió un duro mensaje al gobierno chavista.

“Quiero mandar un mensaje a Miraflores: compañeros, el juego cambió en Venezuela, el pueblo está en la calle”, expresó Guaidó en el inicio de su discurso. Allí, el titular de la Asamblea Nacional contó que fue “secuestrado” y que lo quisieron esposar, pero que él se negó. Además, afirmó que les ofreció a los funcionarios del Sebin que lo retuvieron el “perdón” y una “amnistía de reconciliación, de paz”, y anticipó que mañana presentará un proyecto en ese sentido. “Quiero mandarles un mensaje a esos funcionarios. Sé que ustedes no quieren esto. Tanto no lo quieren que estoy aquí, para que sepan. Yo les hablé de amnistía, de reconciliación, de la paz. Aquí estoy porque soy el legítimo presidente de la Asamblea Nacional que defenderá el derecho del pueblo”, subrayó.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído