El tarifazo se mete con el pan nuestro de cada día

Los comerciantes trasladarán el aumento de costos al producto.

NEUQUÉN
Todo sube y el pan, que muchas veces se toma como un indicador del costo de vida, también se sumó a la ola de los aumentos. Se estima que en la región el kilo se comercializará incluso por encima de los 30 pesos, a partir de los incrementos en los costos de producción.

"En 6 meses, una bolsa de harina pasó de 130 a 320 pesos", explicó Marcos Flores, un panadero de la región. La levadura, la grasa y otros insumos también tuvieron incrementos de hasta el 300%. A eso hay que sumarle otros gastos: facturas cada vez más grandes de luz y gas y aumentos del 25% al sueldo del personal.

12,83 por ciento es la inflación acumulada en el primer trimestre del año en toda la provincia.

Si bien en la provincia de Buenos Aires se informó que el aumento sería del 20% y el kilo alcanzaría los 40 pesos, los panaderos de la zona coincidieron en que esos valores no se pueden aplicar.

En Cipolletti, donde ya está a 29 pesos, hablaron de que podría llegar a 35 pesos; en Centenario a 30 y en Plottier y Neuquén prevén precios similares, aunque se atajan de una posible aumento de esas características.

"No lo podés aumentar mucho porque no te compra nadie", señaló Luis Flores, que está a cargo de la Panadería Americana, de Centenario. Según él, el rubro es muy variable y hay gente que, a pesar de que tiene poco dinero, no deja de consumir pan. "Pero sabemos que hay precios nuevos y sueldos viejos, y así la gente no puede consumir", indicó.

El panorama se repite en todas las panaderías de la región. Las ventas han disminuido y, con un precio desactualizado en relación con los insumos, es difícil mantener el negocio.

"En Plottier hubo una merma de entre el 15% y el 20% en casi todos los locales. Nosotros logramos mantener la clientela porque mantuvimos la calidad", afirmó Eduardo Pereyra, encargado de la panadería El Molino, de Plottier.

En otros comercios, las cifras son menos alentadoras. Un panadero de la zona aseguró que bajó su reparto de 600 kilos de pan cada mañana a 330, lo que lo obligó a reducir personal y dejar una sola camioneta en funciones. Para él, la venta cayó entre un 30% y un 40%.

"No hay plata, no hay consumo", se quejó Daniel Pérez, que provee de pan a los almacenes capitalinos para que ellos lo vendan a 22 pesos el kilo. "Podría subirse a 28, pero más de eso no porque perdemos clientes". Según indicó Marcos Flores, la crisis de la actividad comenzó a fin de año, con una notoria caída de las ventas.

"Para las fiestas, que siempre se vende mucho, vendimos muy poco", aseguró. Otros panaderos consideraron que la baja más fuerte se notó en el último mes.

Luis Flores recurre a nuevas estrategias de ahorro, y ya no deja los carteles encendidos de noche.

A pesar del panorama, se ilusiona con un futuro más alentador para el invierno, la temporada alta para las panaderías.

"Hay versiones de que en seis meses se va a normalizar, esperemos que sea así", dijo.

CIFRA
320 pesos cuesta la bolsa de harina en la ciudad
La grasa, otro de los insumos clave para hacer pan, aumentó un 80%. En la región, en Cipolletti la suba del pan fue del 25%, con un valor del kilo que llega a los 29 pesos.


EN TRES PASOS
El gas y la luz arrastran todo

El gobierno nacional definió una quita en el subsidio. Esto tuvo impacto en el grueso de los sectores económicos.

Esa quita la sobrellevan los consumidores y también pequeñas y grandes empresas. Es lo que se está viendo con los dueños de los comercios sin otra alternativa más que llevar esas variaciones al valor de comercialización de sus productos.

El incremento también tiene efectos en el resto de los sectores del comercio: los que conservan en frío sus alimentos, como carnicerías y heladerías, y los que los cocinan, como las panaderías.

Un aumento con antecedentes en otros alimentos

NEUQUÉN
Con esta suba, el precio del kilo de pan se pone a tono con los valores de los alimentos que, en Neuquén, registraron una inflación del 12,82% en el primer trimestre del año.

Según la Dirección de Estadísticas y Censos de la Provincia, las frutas fueron las más afectadas, con aumentos de hasta el 50%.

Además de ellas, los productos más golpeados por la inflación son los agrupados en los rubros condimentos (23%) y aceites y grasas (14,5%).

Los precios registrados desde enero hasta marzo dan cuenta de una suba de un 8,50% en la carne y 12,69% en los lácteos. En ese contexto, los panificados y cereales tuvieron un aumento menor, con incrementos del 6,86%.

La suba de precios, para colmo, no fue en sintonía con una variación similar en las principales paritarias de los principales sindicatos, por lo tanto en el bolsillo se siente como hacía tiempo no sucedía la variación de precios.

En paralelo, el consumo sigue en picada. Al menos, es lo que señala la cámara de empresarios neuquinos, Acipan, que da cuenta de una baja en algunos sectores de la actividad comercial.

Como ya dio cuenta LM Neuquén en ediciones anteriores, carnicerías, panaderías y otros pequeños comerciantes ya pusieron el grito en el cielo por el valor de las facturas de electricidad.

En este contexto, se encuentran en la disyuntiva de tener que trasladar los mayores cotos, producto de la quita nacional de los subsidios a la energía, a los productos que les compran los consumidores. Con todo, resta saber cómo terminará de impactar el incremento del precio del gas en lugares, como las panaderías, de mucho consumo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído