En dos ruedas, los neuquinos tratan de evitar el colectivo

La bici se hace su lugar frente a las falencias del transporte público. Los bicicleteros advierten que aún falta seguridad y prudencia.

Los últimos aumentos en las naftas y en el servicio de transporte público sirvieron de empujón para que más personas elijan la bicicleta para su movilidad. Las nuevas ciclovías facilitan la circulación, pero aún la convivencia entre automovilistas y ciclistas sigue siendo caótica.

"Todo va sobre ruedas, a la crisis la vamos pedaleando". Juan, de ciclismo Páez, rememora la frase ante la pregunta de la periodista. Y es que la bici siempre fue la alternativa barata a la hora de bajar los costos, aunque en Neuquén hacerle frente al frío desanima a algunos indecisos.

"Acá creo que hay un aumento en la bici como medio de locomoción porque el transporte público tiene muchas falencias. Mucha gente dice que prefiere andar en bici que pagar el boleto. Yo no uso el transporte público ni lo haría nunca", confiesa Daniel, empleado de Tótem Bike en el barrio Gregorio Álvarez.

Hay bicis de todos los precios, modelos, marcas y colores y mantenerlas no requiere de mucha inversión. "Es conveniente comprar una bicicleta medianamente buena, depende del bolsillo de cada uno", recomienda Juan.

Para los indecisos, los comerciantes sugieren invertir en una bicicleta que dure varios años. Esto requiere una suma que va desde los 5.000 pesos para arriba. Pero también insisten en los elementos de seguridad, como cascos, luces y guantes.

Embed

En Neuquén la convivencia con los automovilistas no es fácil y recién desde el año pasado comenzaron a realizarse obras de ciclovías que facilitan la circulación. El resultado fue bueno aunque muchas veces los ciclistas tienen que lidiar con los motociclistas o las personas que las usan para caminar.

En cuanto a la educación vial, los bicicleteros coinciden en que ambas partes deben aprender. "La gente te abre la puerta de golpe sin mirar atrás o ponen el guiñe cuando ya doblaron y no se hacen cargo", opina Carlos, dueño de la bicicletería Charly, en el barrio Don Bosco.

"No hay respeto de ninguna de las dos partes. No se respeta la ley. Todo pasa porque somos seres humanos, no por el medio de locomoción", cree Juan. "Los ciclistas también cometen errores e infracciones. A veces circulan por las veredas o cruzan los semáforos en rojo", reconoce.


Embed

En la ciudad el uso de la bici crece paso lento y aún se ve lejos la realidad de las ciudades europeas, donde su utilización es costumbre de habitantes de todas las edades y donde las ciclovías ya conectan a casi todos los países de ese continente.

Las ventajas a la hora del cambio, no sólo tienen que ver con el ahorro de dinero, sino también que muchas veces se gana tiempo y es beneficioso para la salud: "La gente se da cuenta que tiene que hacer ejercicio. Hay gente que en los trabajos les dicen que tienen que bajar de peso y agarran la bicicleta", comenta Carlos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído