En el 30% de los edificios hay fallas de seguridad

Fueron detectadas por el Municipio. Hubo clausuras en el centro.

Francisco Carnese
carnesef@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
La Municipalidad de Neuquén salió a la calle a constatar la seguridad de los edificios de la ciudad, tanto de departamentos como aquellos que corresponden a empresas, y el resultado arrojó que casi un 30 por ciento tiene algún tipo de irregularidad vinculada con la seguridad de los ascensores y el sistema contra incendios.

500 son los edificios de departamentos que existen en la ciudad de Neuquén.

Según se informó desde la Subsecretaría de Obras Particulares de la comuna, se efectuaron 633 actuaciones, de las cuales se desprende que en 179 se detectó algún tipo de inconveniente. De ese total, 15 corresponden a la falta de conservadores responsables de medios de elevación mecánicos y 35 de incendios, que son las personas que deben certificar con su firma e informar sobre estas cuestiones al Municipio. El resto fue por motivos varios, como la ausencia del libro de servicios o que los matafuegos estaban vencidos. También se determinaron dos clausuras a edificios céntricos que no contaban con ningún tipo de servicio de protección contra siniestros.

La seguridad de los edificios de la ciudad está regulada por dos ordenanzas: la 7666/96 (ascensores) y la 9339/01 (incendio). Estas normativas establecen que es el consorcio y los propietarios que lo integran son los responsables de la seguridad y el mantenimiento del edificio. Para eso tienen la obligación de nombrar a técnicos habilitados (los mencionados conservadores) que van a ser responsables de las inspecciones diarias y tienen la potestad, incluso, de clausurar un elevador si es necesario.

A su vez, la Municipalidad está obligada a controlar la presencia del conservador, que este genere un informe periódico, que en algunos casos es elevado al Municipio y que, en otros, se le requiriere de parte de las autoridades de la comuna para la constatación de que no exista ninguna irregularidad.

Por otra parte, hace poco tiempo se puso en vigencia una nueva ordenanza para los ascensores, que obliga a que cada cabina lleve una oblea en la que debe figurar de manera mensual el control realizado sobre la máquina, con la firma del conservador y el resultado de la inspección que se realizó.

Además de las infracciones, la Municipalidad realizó 241 intimaciones y 211 notificaciones. En ambos casos se trata de papeles o trámites faltantes en los edificios, lo que no implica una irregularidad pero sí cuestiones con las que los consorcios deben cumplir. En muchos casos, de las inspecciones surgió que las propiedades inspeccionadas contaban con un conservador, pero que no se habían presentado los papeles ante la Municipalidad.

Los pasos hasta llegar a la sanción más severa pasa por ver, en primer lugar, si el conservador existe y si hace mucho que no presenta un informe. De ser así se lo intima y se le da un plazo para que lo haga. Si el edificio no tiene un técnico, se labra un acta de infracción al consorcio y se eleva al Tribunal Municipal de Faltas.

FRASES
“Queremos inspeccionar toda la ciudad, por eso hemos ido a visitar empresas también, que ignoraban que tenían que tener un servicio contra incendio”.
“Desde julio estamos haciendo una campaña avisando a los consorcios que el Municipio va a hacer un abordaje territorial, dividiendo a la ciudad en cuadrículas”.
Luis López de Murillas Subsecretario de Obras Particulares

Verificaciones
Los controles se hacen a toda hora

“Los inspectores, además de los controles habituales que se hacen en horario normal, están trabajando a la tarde en recorridas tanto en el centro como en el oeste, que ha tenido un gran desarrollo en cuanto a construcciones”, indicó Luis López de Murillas, subsecretario de Obras de la ciudad, desde donde se vela por el cumplimiento de las medidas de seguridad.

La pileta cloacal, un riesgo para la salud

NEUQUÉN
Desde el Municipio se afirmó que la situación en que se encuentra el edificio de Galería Jardín, donde una pileta tipo Pelopincho recibe líquidos cloacales, representa un riesgo para la salud pero que allí no se ven afectados los sistemas de seguridad.

“No hay nada en cuanto a riesgo de incendio o deterioro estructural, cosas por las que podríamos recurrir a la justicia para pedir un desalojo”, apuntó López de Murillas. “Mientras no haya eso es un tema preocupante, por salubridad, pero es del edificio. Si persiste, vamos a convocar a la Subsecretaria de Medio Ambiente Municipal para que los intimen y que se termine con esto”, indicó.

De todas maneras, informó que el consorcio del edificio ya se puso en contacto con técnicos para llevar adelante las obras para solucionar este problema.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído