En el Limay hay tres zonas de peligro para los bañistas

Río Grande, Isla Verde y Linares, escenarios de rescates y muertes.

Neuquén.- El río es el mismo, pero la profundidad no. Hay sectores del Limay donde la corriente de agua es más intensa y se forman remolinos. Allí, la imprudencia puede salir cara. Los tres puntos más peligrosos son el balneario Río Grande, la Isla Verde (al oeste del Gatica, al final de la calle Ignacio Rivas) y la ribera que bordea la calle Linares (al este del Paseo de la Costa).

De los tres, sólo el Río Grande está habilitado como balneario y tiene un equipo de guardavidas municipal. En ese sector no hay inconvenientes para los que se bañan cerca de la orilla, pero sí son frecuentes los rescates de los que se arriesgan a nadar más adentro, sin tomar precauciones ante la fuerte corriente que hay en ese tramo.

El año pasado, uno de cada dos rescates que se hicieron sobre el Limay se produjo dentro de los 100 metros de Río Grande. Es el balneario que más trabajo les da a los guardavidas desde hace muchos años (ver aparte.)

4 son los balnearios habilitados por el Municipio. Río Grande, Albino Cotro, Sandra Canale y Valentina Sur son los lugares donde hay guardavidas durante toda la temporada y no cuentan con mayores riesgos a la hora de entrar al río.

Cauce

Hugo Agorreca, jefe del Operativo de Seguridad Balnearia, explicó que se trata de un tramo complicado "porque está el cauce central del río". Indicó que Río Grande y Gatica (Sandra Canale) son los balnearios que más atención requieren de los socorristas. De los 102 guardavidas que cuidarán las costas este verano, la mitad están apostados en esos dos balnearios.

La Isla Verde es otro tramo peligroso. En, en rigor, una península que permite llegar al brazo más ancho del río, donde el agua corre con fuerza entre pozones de más de 5 metros. Hay una familia que vive allí y cobra para pasar, aunque el lugar no está habilitado como balneario.

El camping de Isla Verde está a unos 300 metros del último puesto de guardavidas de Gatica. Por eso hubo casos en los que los cuidadores pudieron salvar a bañistas en peligro, pero no siempre llegaron a tiempo. En los últimos dos años, hubo dos víctimas fatales en ese sector, donde la recomendación oficial es no meterse al río.

Riesgo: Corriente, pozones y remolinos: los factores que generan mucho peligro en el río Limay.

Riesgos

Otro de los puntos complicados del Limay es la costa a la que se accede por la calle Linares. Es otro tramo no habilitado para bañarse, pero que muchas personas eligen a pesar de las advertencias.
La calle Linares pasa por el oeste de la isla 132, donde está el Paseo de la Costa, y dobla hacia el lado de Cipolletti. En ese sector, la orilla está llena de piedras y la corriente del Limay es intensa, con fuertes remolinos. Al igual que con la Isla Verde, los guardavidas que están en el sector habilitado pueden acercarse a socorrer a los bañistas, pero sigue siendo un riesgo nadar en ese tramo.
Agorreca indicó que si se respetan las indicaciones, se puede disfrutar del río sin problemas. Añadió que hay un solo consejo importante a tener en cuenta: confirmar que haya guardavidas cerca antes de poner un pie en el agua.


La temporada pasada se hicieron más de 500 rescates


Durante la temporada pasada, los guardavidas neuquinos tuvieron 517 rescates en el río Limay, cinco por día en promedio, una de las cifras más altas de los últimos años. Del total de asistencias, más de la mitad se hicieron en el Río Grande.

La temporada de verano en los balnearios municipales dura tres meses y medio, del 1º de diciembre al 15 de marzo. El año pasado hubo 97 guardavidas custodiando las costas, que realizaron 528 curaciones por heridas de distinto tipo y 517 rescates, que implican desde salvar la vida de una persona hasta retirar del agua a alguien en riesgo.

En Río Grande hubo 290 rescates. Aunque se trata del balneario de menor extensión de la ciudad, desde hace años es el que más trabajo les da a los guardavidas. En segundo lugar estuvo Gatica, con 185 salvamentos.

El balneario municipal (Albino Cotro) junto con el Paseo de la Costa tuvieron apenas 24 situaciones de riesgo en las que el guardavidas debió arrojarse al agua. También fue muy tranquila la temporada en el balneario Valentina, inaugurado en diciembre de 2014, donde sólo hubo 11 rescates. Y en los clubes privados que están sobre el Limay fueron apenas 7 salvamentos.

El balneario municipal, en tanto, estuvo a la cabeza en cantidad de curaciones y asistencias de primeros auxilios. Durante la última temporada, los socorristas municipales debieron atender a 173 heridos. Siguió en la lista Río Grande con 128 lesionados, Gatica con 122, Valentina con 59 y los clubes ribereños con 42.

Los lugares clandestinos


Además de los cuatro balnearios municipales y los clubes que están sobre la costa, hay en la ciudad de Neuquén al menos tres sitios más que los vecinos usan para bañarse pero no están reconocidos ni tienen las medidas mínimas de seguridad. Dos de ellos, Isla Verde y calle Linares, están entre los tramos más peligrosos del río.

Otro de los sitios que se usan todos los veranos como balnearios aunque no tengan habilitación es La Pala, al que se accede al final de la calle La Pampa. En ese sector, aunque la corriente no es intensa, la falta de socorristas termina convirtiéndose en una trampa para muchos bañistas. En enero de este año, un joven de 26 años se ahogó en ese lugar sin que pudieran brindarle asistencia a tiempo. Por este motivo, las autoridades insisten en recordar a los vecinos que concurran a los lugares habilitados.
En los pocos días que van de la temporada, aún no hay registros estadísticos. Sin embargo, por los números del año pasado, los guardavidas ya pusieron la lupa sobre Río Grande y Gatica.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído