"Lo dije: mientras sea presidente de la Asamblea, el único retrato que va a haber de algún prócer es el retrato original de Simón Bolívar, no la copia falsificada hecha por una computadora", declaró a periodistas.

La decisión de Ramos provocó una airada protesta del oficialismo, y el presidente Nicolás Maduro instó a sus partidarios a "rebelarse contra estas expresiones neofascistas y antibolivarianas".

Maduro afirmó que Chávez y Bolívar fueron sacados de la Asamblea "casi a patadas".

Tras el discurso de Maduro el miércoles, que fue durante un mensaje al país, un grupo de partidarios del gobierno se concentró en las afueras de la Asamblea y lanzó petardos hacia el edificio federal, ante el cordón de seguridad militar.

Ayer, en la céntrica plaza Bolívar, los diputados y dirigentes del oficialismo pusieron en exhibición los afiches de Chávez y del Bolívar modificado, dentro de lo que calificaron como un acto de desagravio a sus memorias.

Al acto asistió el alcalde de Caracas y dirigente oficialista Jorge Rodríguez, quien encabezó la ofrenda floral a Bolívar, en medio de aplausos de partidarios.

Ramos dijo que en la historia venezolana ningún presidente había puesto imágenes de algún dignatario en los pasillos y salones del Congreso.

"Lo que hicimos fue reparar un abuso", recalcó Ramos y agregó que sólo admitirá el retrato tradicional de Bolívar, quien en vida reconoció que esa era la representación más fiel a su imagen.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído