Javier Chaparro, profesor de música y creador del proyecto, comentó que buscan que los chicos del barrio puedan expresarse. Hoy son 15 los pibes de 5 a 20 años que se sumaron a este proyecto social.
"Veo que hay mucho potencial en estos chicos, que no tienen posibilidad de ir hasta el centro", aseguró el docente, quien trabaja gratuitamente y dicta las clases sin costo para los niños.

Por el momento, los alumnos sólo utilizan los instrumentos (charango, guitarra, bombo, sikus y flauta melódica) que les presta el docente, aunque esperan que los vecinos les donen más y así sumar a su conocimiento.

Para Rosa Benítez, presidenta de la comisión vecinal del barrio, los chicos necesitan de un apoyo, y dijo que el salón comunitario se convertirá de a poco en lugar de contención y resguardo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído