Encontró un pichón de cóndor en su patio, lo ayudó a crecer y ahora se lo quieren llevar

Personal del Ecoparque de Buenos Aires se lo quiere llevar, pero el estanciero asegura que el ave ya puede volar y se habitúa a su nuevo entorno natural.

Edgardo es un estanciero de Loncopué que vive una historia digna de una película de Disney. Encontró un pichón de cóndor en el patio de su casa, a pocos kilómetros de una condorera, y desde hace meses lo está ayudando a crecer.

El hombre está emocionado con esta nueva aventura, monitoreada y permitida por el personal de Fauna de la provincia, y espera que con sus primeros vuelos el ave se incorpore a la condorera ubicada en esa zona reconocida como su habitat natural.

"Un día de marzo apareció acá solo y con una patita lastimada. Lo estuvimos curando de una lesión que no parecía ser grave y desde ese día se me acerca cada vez que lo llamo. Cuando me contacté con la gente de Fauna me dijeron que era un pichón macho que creen que nació en octubre del año pasado y que aparentemente había perdido contacto con sus padres", explicó el hombre sobre cómo conoció a su nuevo amigo, al que llama cariñosamente "Condorito".

La increíble historia del hombre que crió un cóndor en el patio de su casa

Edgardo supo desde un primer momento que el ave tenía que moverse por su habitat y alimentarse por su cuenta antes de su primer vuelo. "Generalmente nosotros le dejamos comida para que aprenda a buscarla por su cuenta. En estos últimos meses hemos padecido la muerte de algunos animales por distintos motivos y nosotros decidimos dejarlos para que él pueda alimentarse".

Hace dos semanas el joven estanciero decidió compartir esta historia fascinante con su familia a través de un video que les envió por Whatsapp. "Supongo que por la historia algunos de ellos decidieron compartirlo con más gente. El video se viralizó por Facebook y muchos me han estado buscando para saber más ", señaló.

El estanciero asegura que su trabajo con "Condorito" es evaluado por personal especializado y que su intención no es domesticarlo. Esta semana el ave empezó a volar y ya se aleja de su casa. "Sigue apareciendo, pero cada vez menos, que es lo que esperábamos", aseguró.

Personal del Ecoparque de Buenos Aires se interiorizó sobre el caso a partir de la difusión de las imágenes a través de las redes y quiere llevarse a "Condorito", pero Edgardo ya tomó posición al respecto: "El cóndor nació y se crió acá, y este es su hábitat natural. En este momento ya puede volar por su cuenta y en pocos días ya va a estar acostumbrado a vivir en la condorera que tenemos a pocos kilómetros".

"Dicen que vienen a buscarlo para llevarlo a un lugar adecuado, pero aquí el cóndor está al aire libre, en su habitat natural y que reconoce como propio, así que no estamos de acuerdo con esa intervención", aseguró.

Si bien la historia se difunde en las redes como un encuentro entre el cóndor y quien lo curó de sus heridas, Edgardo aclaró que al momento de filmar ese primer video "Condorito" todavía no sabía volar.

"La gente exagera todas las historias. El cóndor no bajó del cielo para saludarme simplemente porque era pichón y todavía no había aprendido a volar. Y tampoco lo habíamos curado de una herida grave, sino que tenía una pequeña lastimadura", concluyó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído