Histórica camada de neuquinos

Este año ocho locales jugaron en la Primera A. Un repaso de la extensa temporada.

Javier Cantarini
cantarinij@lmneuquen.com.ar

Neuquén
El primer torneo de 30 equipos en el fútbol argentino tuvo una camada histórica de jugadores neuquinos, teniendo en cuenta que ocho locales han sido parte de la Primera A: Leandro Marín (Boca, ver recuadro), Gabriel Arias (Defensa y Justicia), Marcos Acuña (Racing), Gabriel Chironi (Crucero del Norte), Mauricio Carrasco (Nueva Chicago), Fabián Sambueza (Temperley), Matías Castro (Unión de Santa Fe) y Joaquín Torres (Newell's).

El arquero de Defensa fue uno de los que tuvo un gran nivel durante casi toda la temporada. Incluso fue clave en la victoria ante River que le permitió dejar al Halcón de Varela en la Primera A. Luego de ese partido, desde la selección de Chile lo testearon dado que sus abuelos nacieron en ese país (fue primicia de este diario). Arias atajó todos los partidos y tuvo la valla invicta en once oportunidades.

Marcos Acuña jugó 24 partidos, convirtió tres tantos y dio cuatro asistencias. El zapalino comenzó el año alternando con uno de los refuerzos de Cocca, Camacho, pero a fuerza de buenas actuaciones y mucho sacrificio, el Huevito demostró que podía ocupar el sector izquierdo en el mediocampo.

Así, el volante se terminó consolidando en un equipo que venía de ser campeón y ratificó la confianza en el gran partido que tuvo en la victoria contra Boca donde pudo convertir.Fabián Sambueza también resultó clave en Temperley, que venía de la Primera B Nacional. El talentoso jugador, en su primera experiencia en la A, jugó 25 partidos y la mandó al fondo de la red en tres oportunidades. "El más lindo se lo hice a Estudiantes", dijo a LM Neuquén.

Sorpresa
Una de las gratas sorpresas resultó la aparición de Mauricio Carrasco en Chicago. A pesar de que el Torito descendió en la última fecha, fue importante en la remontada de los de Mataderos. El volante jugó 14 partidos, convirtió tres goles y dio siete asistencias. Además, tuvo el privilegio de meterle uno al clásico rival Vélez, en la única victoria de Chicago sobre los de Liniers de visitante. Por su parte, el ex Cipolletti Gabriel Chironi descendió con Crucero luego de jugar 22 partidos, de los cuales en 15 fue titular. Matías Castro, el delantero surgido de las inferiores de Patagonia, fue uno de los refuerzos de Unión, donde disputó nueve partidos y no convirtió. Otro local es Joaquín Torres, que este año se dio el gusto de debutar en Newell's con Gallego como DT. El Tolo lo convocó en tres partidos y jugó ante Belgrano. En Rosario lo consideran una de las promesas de la cantera. Que así sea.



Herrera, un superjuez: de los mejores del certamen

Neuquén
Darío Herrera fue uno de los árbitros destacados de 2015. El neuquino cobró relevancia tras su designación para dirigir en la Bombonera el partido de vuelta por los octavos de final de la Copa Libertadores entre Boca y River, un encuentro que significó su primer clásico y debut como internacional.

La primera experiencia no fue sencilla, dado que sólo pudo dirigir 45 minutos y luego tuvo que suspender el partido, a instancias de las autoridades de la Conmebol por los incidentes ocasionados en la parcialidad local, cuando el afamado Panadero les arrojó gas pimienta a los jugadores de River mientras salían a disputar el segundo tiempo.

El nacido en Andacollo no tuvo sobresaltos durante el primer tiempo, aunque se quedó con las ganas de seguir dirigiendo. Y tuvo su oportunidad un par de meses más tarde, pero esta vez por el campeonato de 30 equipos.

Boca había caído al segundo lugar de la tabla de posiciones tras la derrota sobre la hora contra San Lorenzo, y tenía que visitar a River. Los de Núñez venían de festejar la Libertadores y le querían dar el golpe de gracia al Xeneize.

En este escenario, el partido se presentaba como un duelo muy caliente, pero Herrera lo supo controlar y mostró capacidad para estar a la altura de un partido cargado de tensiones. Cuando el encuentro finalizó, no hubo insultos para el hombre de negro y la patria futbolera no puso el ojo en los fallos arbitrales, dando cuenta de que su actuación fue correcta.

Herrera, considerado uno de los mejores árbitros de la actualidad, dirigió –entre partidos de Primera A, Primera B, Copa Sudamericana y Libertadores– 107 encuentros y sacó 525 tarjetas amarillas y 47 rojas.


OPINIÓN
Arias debutó en Primera y fue figura
Alejandro Fabbri, Periodista de TyC Sports

Gabriel Arias debutó en Primera y fue figura. Jugó todos los partidos con muy buenas actuaciones. Marcos Acuña dejó la titularidad porque se hizo echar ante Independiente, y después la recuperó haciendo un buen campeonato en un club exigente como Racing. Son los mejores de los neuquinos que jugaron este año.

Fabián Sambueza y Mauricio Carrasco también se destacaron. Sambueza fue el que más fútbol aportó en un equipo defensivo. Y Carrasco rindió bien en Chicago con buenos goles.

Chironi jugó en un equipo que se fue muy rápido al descenso. Marín fue suplente y cometió algunas "macanas", pero se dio el gusto de ser campeón. Tanto Torres como Castro jugaron poco este año como para poder evaluarlos.


En BOCA
Marín y el sueño de salir campeón

Leandro Marín (Boca) fue el único de los ocho neuquinos que este año pudo festejar. El ex jugador de Centenario tuvo celebración doble con la obtención del campeonato de Primera A, y la conquista de la Copa Argentina. El defensor jugó cinco partidos, sumando 322 minutos en cancha. A pesar de los logros, no tuvo su mejor año, ya que arrancó con una expulsión ante Racing en el verano y siguió con un ingenuo penal ante River que lo relegó en el Xeneize. Pero quién le quita lo bailado a Leandro, un campeón.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído