Hubo demoras en el servicio de Indalo por falta de gasoil

Muchos vecinos manifestaron su enojo por la situación y exigieron respuestas. La empresa responsabilizó a YPF.

Las demoras en las frecuencias en el servicio que presta Indalo persistieron durante todoe el día debido a la falta de combustible para abastecer a las unidades. Así lo informaron hoy desde la empresa y, además, responsabilizaron a YPF por no cumplir con el abastecimiento necesario.

Muchos colectivos de Indalo que hacen habitualmente su recorrido por las calles de los distintos barrios y el centro de Neuquén dejaron de circular esta madrugada. Mientras los vecinos de Neuquén buscan explicaciones desde la empresa indicaron que existe un faltante de combustible y que el problema podría resolverse después de las 14, aunque la normalización del servicio tardaría entre 7 a 8 horas más.

Vecinos de la capital neuquina denunciaron desde temprano a LU5 que los colectivos de la empresa de transporte público no estaban haciendo sus recorridos habituales. Muchos de ellos manifestaron su enojo por la situación y exigieron respuestas a la empresa, ya que no hubo un anuncio previo.

La empresa explicó que el problema se debió a que no llegaron los camiones de YPF que abastecen de combustible a las unidades."El servicio está normalizado en un 95%", explicó Elio Canali, gerente de Tráfico aunque reconoció que hay 90 colectivos en la calle.

Según dijeron algunos choferes, por decisión de Indalo están cargando gasoil en estaciones de servicio y después se incorporan a los recorridos que les corresponden. Trascendió que el problema sería en el abastecedor y que algunas unidades se pudieron cargar.

Responsabilizaron a YPF por el atraso

Leandro Franco, gerente de Autobuses Santa Fe, a cargo del servicio de Indalo, informó que la empresa compró en tiempo y forma el combustible de dos camiones (de 34.000 litros cada uno), que debieron entregar su carga ayer.

Sin embargo esto no se produjo, lo que obligó a cargar combustible afuera de la empresa a un prestador local, lo que se hizo en forma muy lenta y muy pocas unidades lograron salir a las líneas en horario. "Recién a las 9,30 de esta mañana se normalizó el servicio aún en forma precaria, con este sistema de abastecimiento de combustible", manifestarpon.

"YPF entregaría el combustible hoy, pero aún no hay definiciones. El proceso de carga comenzará apenas se produzca la entrega: pero como se trata de una maniobra lenta, requiere entre 7 y 8 horas, la vuelta a la normalidad se extendería en toda la jornada. Por eso podría haber más retrasos en el servicio", aseguraron.

"Como en todo el país, nuestra empresa depende exclusivamente para su operación del combustible subsidiado que entrega YPF. Ante esta demora y la compra a otro proveedor a precio de surtidor, Autobuses Santa Fe se ve obligada a asumir un costo del 300 % por encima del habitual", explicó Franco.

El servicio en Neuquén e interurbano demanda 13.000 litros por día y este miércoles 4 de mayo se agotó la posibilidad para recargar afuera, en tanto que una sola estación en toda la capital neuquina está en condición de recibir a una gran cantidad de ómnibus.

Según información de YPF la demora de entrega de gasoil subsidiado se debe a que en Plaza Huincul tienen problemas eléctricos. Eso los atrasó en las dos entregas programadas y si el retraso se extiende Autobuses Santa Fe sumaría la falta de una tercera cisterna de 34.000 litros, por lo que el faltante de combustible subsidiado ascendería a casi 102.000 litros.

El directivo pidió disculpas a los usuarios del servicio, ajeno a la empresa, y afirmó que "ante el inconveniente del retraso en la entrega de combustible Autobuses Santa Fe pone el mayor de los esfuerzos para atenuar el impacto en la operación del transporte de pasajeros".


Más dinero de subsidios para Indalo

Precisamente en la edición de hoy de LM Neuquén se refleja que en el contexto de un tarifazo al transporte público de pasajeros que afectó a muchas provincias del país, el gobierno nacional anunció un aumento del 37% en los subsidios destinado a compensar las tarifas que abonan los usuarios en el interior. Si bien el objetivo era que el boleto saliera lo mismo que en Capital Federal -donde cuesta 6 pesos-, en Neuquén el nuevo subsidio será destinado a evitar posibles aumentos en el transcurso del año.

"Esto es un acto de federalismo, que este gobierno nacional no sólo se declama sino que también lo practica", señaló el intendente Horacio Quiroga, quien participó de la reunión con los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, y de Transporte, Guillermo Dietrich, donde se anunciaron los nuevos subsidios.

El jefe comunal aclaró que esta nueva partida monetaria para la empresa no generará una baja del boleto para equipararlo con lo que pagan los pasajeros porteños, sino que servirá para evitar nuevos aumentos a lo largo del año.

Según explicó, el acuerdo de suba salarial con los choferes de UTA -un 31% escalonado- no estaba incluido en la estructura de costos que se analizó a la hora de subir el boleto de 7,50 a 9,95.
Por su parte, el subsecretario de Transporte y Tránsito, Fernando Palladino, aseguró que el pago de salarios representa el 59% del total de los costos de funcionamiento de la empresa Autobuses Santa Fe, concesionaria del transporte público en la ciudad. El combustible representa un 3,7% y el resto de los costos son menos significativos.

Según los datos publicados por el Ministerio de Transporte de la Nación, la empresa concesionaria del servicio en la ciudad recibe más de 8 millones de pesos mensuales en concepto de subsidios, entre la asignación Sistau y las Compensaciones Complementarias Provinciales (CCP). Con la medida anunciada por el Gobierno, la empresa recibirá unos 11 millones por mes.

A estas ayudas hay que sumarles los subsidios que otorga la municipalidad de Neuquén para cubrir parte de los viajes de los estudiantes tanto primarios y secundarios como de institutos terciarios y la universidad. Se trata de una erogación municipal de 16 millones cada año. "Es un esfuerzo que hacemos para acompañar a todas las personas que deciden estudiar o que mandan a sus hijos a la escuela", destacó Palladino.

Esta ayuda de unos 140 millones de pesos anuales, tanto nacional como municipal, sirve para paliar los costos del servicio de transporte que, según destacó Quiroga, representan más de 285 millones cada año. Por lo tanto, el anuncio de nuevos subsidios para las empresas de colectivos no tendrá ningún impacto en la vida cotidiana de los vecinos de la ciudad. Si bien los choferes recibirán un reconocimiento salarial, los pasajeros seguirán pagando 9,95; 4,50 los subsidiados por Anses y 1,50 el boleto estudiantil.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído