Icardi, en la dulce espera

La noticia, los rumores y la polémica duraron apenas un par de horas, lo que tardó en apagarse la alarma para Bauza. La lesión de Paulo Dybala es una molestia leve que no le impedirá a la Joya sumarse al seleccionado para sus próximas dos finales: Chile acá y Bolivia allá, donde la pelota no dobla.

Respiró el Patón. Por el delantero de Juventus, pero sobre todo porque podía dormir tranquilo, sabiendo que no iban a llover los pedidos para que convoque a Mauro Icardi. El DT, ahora preso de sus palabras, dijo que lo llamará si les pasa algo a Higuaín (su 9 titular) o a Pratto. Que incluso ya se lo avisó al capitán del Inter. Cierto es que Dybala e Icardi no juegan de lo mismo. Tan cierto como que la convocatoria del hombre que le puso su apellido a un verbo que “rompe los códigos del fútbol” parece tener que esperar algo más que otras lesiones: a otro entrenador, a otros compañeros.

No la tiene fácil. Mascherano, amigo de Maxi López desde que los unió la categoría 84 en las inferiores de River, no lo quiere en el vestuario albiceleste. Y Masche es muy amigo de Messi. Y Messi es el mimado de todos. Y Bauza no tiene espaldas ni la soga al cuello como para meterlo de prepo en un grupo que sigue a sus líderes. Con ellos en la Selección parece que a Icardi no le alcanzarán sus goles en el Calcio para que le abran las puertas como cuando debutó entrando unos minutos por Lio en eliminatorias. Eso fue en octubre de 2013. A fin de ese mes se separaron Wanda y Maxi. A mediados de ese noviembre la rubia y el hasta entonces amigo del ex River se declararon su amor por Twitter. Desde entonces, Icardi espera. Y seguirá esperando. Porque mientras se discute si la vida personal puede meterse en el vestuario de un seleccionado, a Icardi nadie le abre la puerta.

No la tiene fácil. Masche es amigo de Maxi López. Messi es muy amigo de Masche. Y Lio es el mimado de todos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído