Indalo amenaza con no entrar más a Los Pumas

Una vecina retuvo un colectivo de la empresa por casi 24 horas en reclamo de seguridad para su familia.

NEUQUÉN
Luego de que unos vecinos retuvieran por casi 24 horas un colectivo de la línea 18 de Indalo, en las calles Chocón y Paimún, la empresa amenazó con dejar de entrar al sector de Los Pumas del barrio Confluencia porque tuvieron al menos unos 30 mil pesos de pérdida.

En tanto, desde el Municipio señalaron que en el caso de que hoy continuaran incumpliendo con el recorrido habitual, la empresa será intimada.

30.000 pesos dijo la empresa Indalo que perdió por la retención de la unidad por una vecina.

La retención de la unidad fue protagonizada por una vecina en reclamo de mayor seguridad tras haber recibido un balazo en la puerta de su casa por una pelea entre familias del barrio (ver aparte).

"No es la primera ni la tercera vez, van más de diez veces que nos pasa esto. Estoy cansado de que a nadie le importe nada. A nosotros tampoco nos interesa entrar a Los Pumas. Nos rompen los vidrios, nos tiran piedras, maltratan a nuestros choferes. La comisaría no puede hacer nada, esto es tierra de nadie", explicó indignado el gerente de Autobuses Santa Fe, Leandro Franco.

Explicó que la medida los perjudicó no solamente porque la unidad retenida no recaudó los 20 mil pesos estimados, sino que además tuvieron que suplantarla con otro coche porque, de no contar con los tres funcionando, les correspondería abonar una multa por incumplimiento de contrato. A eso se le suman las horas extra de los choferes que se tuvieron que quedar arriba de la unidad porque tienen como modalidad no abandonarlo para que no sea objeto de daños.

El gerente manifestó su indignación porque todo reclamo por servicios, cuestiones de seguridad o por la razón que fuera recae sobre su flota. La unidad tomada era una de las últimas adquisiciones de la firma con patente "P", que costó 2,2 millones de pesos.

Pasado el mediodía de ayer, la Policía le notificó a la mujer de desistir con la toma del colectivo y la obstrucción del tránsito.

"Se llegó a una solución. La vecina fue notificada para que desistiera su actitud y accedió. Por lo tanto, quedará liberado el transporte y la libre circulación", señaló Oscar Montesino, coordinador de Delitos de la zona este.

Al cierre de esta edición, el subsecretario de Transporte y Tránsito de la Municipalidad, Fernando Palladino, aseguró que el recorrido del ramal 18 no se estaba cumpliendo en su totalidad, sino que llegaba hasta las calles Copahue y Paimún.

FRASES
"Que no haya una toma similar yo no lo puedo garantizar. Pero la empresa no es quién para que nos indique que me tenga que sentar a dialogar con la Provincia o la comisión vecinal".
"No habrá multa por ahora, pero si mañana (por hoy) no hacen todo el recorrido, se los intimidará. Igual, pediremos acompañamiento policial para que no vuelva a suceder"
Fernando Palladino Subsecretario de Transporte y Tránsito de la Municipalidad


"No quiero agarrar un arma y terminar preso"

NEUQUÉN
Verónica Valenzuela recibió un balazo en la puerta de su casa, donde estaban sus hijos, por una larga disputa con otra familia conocida del barrio. Para reclamar seguridad, ayer decidió retener por casi 24 horas el colectivo que pasa frente a su vivienda. Pasado el mediodía desistió de la medida tras recibir una orden judicial y la promesa de que se les pondría una custodia. De inmediato liberó el colectivo y despejó la calle.

"No estoy conforme, cuando se retire el colectivo no se va a quedar la custodia que pedimos ni hoy ni mañana", dijo Verónica entre llantos, y agregó: "En el caso de que no se cumpla, no sé qué voy a hacer. ¿Qué quieren, que me prenda fuego?".

Su marido es Brian Yapura, quien salió de la cárcel hace menos de un año. "Lo hice por seguridad para mis hijos. Si fuera el de antes, ni corto la calle, voy y baleo un par de casas. No quiero más de eso, quiero estar tranquilo, que mis hijos estén bien", aseguró el joven de 21 años.

Por eso pidió un móvil fijo para evitar conflictos entre las familias del barrio. "Antes salía a balear casas. Sé que esto perjudica a los vecinos, pero si no lo hago... No quiero agarrar un arma y terminar preso", explicó.

ESCENARIO
Los vecinos son los más perjudicados

Los vecinos del barrio Confluencia debieron caminar al menos unas seis cuadras de más para tomar la línea 18 porque desde la toma de la unidad el servicio recortó su recorrido.

"El método de protesta nos perjudica a todos. Tengo que hacer varios viajes por día por la salud de mi esposo, que sufrió un infarto. Ahora tengo que caminar más cuando yo misma padecí un ACV", se lamentó una mujer al pasar frente al corte.

"Es que, si no hago esto, no me da bolilla nadie, tengo que esperar a que me maten una criatura para que nos den seguridad. Disculpe las molestias", le respondió Brian Yapura, esposo de la mujer que llevó adelante la protesta.

El joven dijo que prefirió realizar esta toma del colectivo antes que responder, con la misma moneda, el balazo que tiene en su puerta.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído