La APDH pidió fuertes penas y cárcel común para represores

Solicitó condenas de 21 y 25 años y prisión perpetua.

PABLO MONTANARO
montanarop@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
El abogado de la Asamblea por los Derechos Humanos (APDH) de Neuquén solicitó ayer al concluir su alegato condenas de prisión perpetua para Oscar Lorenzo Reinhold, quien fuera el jefe de Inteligencia del Comando de Montaña de Neuquén, y para el mayor Luis Alberto Farías Barrera, que fue su segundo, y penas de 21 y 25 años de prisión en cárcel común para los otros veinte acusados en el cuarto juicio por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar en perjuicio de 28 víctimas, 14 de las cuales se encuentran desaparecidas.

Los pedidos de condena a 25 años fueron para Enrique Olea, ex jefe del Batallón Militar donde funcionó el centro clandestino de detención La Escuelita; el ex jefe de la comisaría de Cipolletti Antonio Camarelli; el ex agente de Inteligencia Raúl Antonio Guglielminetti; el ex médico militar Hilarión de la Pas Sosa; el ex jefe de la Policía de Neuquén Antonio Laurella Crippa; el ex jefe militar de la comisaría de Cipolletti Gustavo Viton y el ex policía de Río Negro Miguel Quiñones.

También solicitó la pena de 25 años de prisión para el ex segundo jefe de la delegación Neuquén de la Policía Federal Jorge Alberto Soza y para los ex miembros del Destacamento de Inteligencia 182 del Ejército Jorge Di Pascuale, Jorge Molina Ezcurra y Sergio San Martín.

Por otra parte, solicitó la pena de 21 años de cárcel común para los ex policías de Río Negro Saturnino Martínez, Julio Villalobo y Gerónimo Huircain.

Igual condena pidió para el ex segundo comandante de la Brigada de Infantería de Montaña VI Néstor Castelli; ex oficial de la Policía Federal Miguel Ángel Cancrini; ex comisario de la Policía de Neuquén Emilio Rozar; el comandante de la Gendarmería Nacional Ramón Saboredo; el teniente coronel Enrique Luis Sires y para el ex oficial de la Policía Federal de Neuquén Gustavo Sommer.

Mientras exponía, Goñi fue interrumpido a los gritos por el imputado Camarelli, que fue retirado de la sala de audiencias.

Fundamentos
Un alegato contra la impunidad de los acusados

Al final de su alegato, el abogado de la APDH, Juan Cruz Goñi, señaló que “en los últimos 40 años estos imputados han gozado de la más absoluta impunidad, derechos que no tuvieron sus víctimas que sufrieron 40 años de calvario. Durante esos años se ha sometido a las víctimas a una convivencia ‘pseudonormal’ con sus victimarios. Ninguno de los que estamos acusando a los genocidas hubiera preferido que se los juzgue 40 años después de sucedidos los hechos. Hubiéramos preferido que se los juzgue inmediatamente luego de cometidos los crímenes. La Justicia tardía es peor que la Justicia rápida, pero mejor que la impunidad”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído