La Catedral sufrió el reclamo a favor del aborto gratuito

Organizaciones feministas pintaron consignas en el frente del edificio.

SOFÍA SANDOVAL

ssandoval@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN

Centenares de personas coparon el miércoles las calles para exigirle al Estado la implementación del aborto legal, seguro y gratuito para las mujeres que decidan interrumpir sus embarazos y, en ese marco, muchos asistentes pintaron en las paredes un número de teléfono para recibir asesoramiento. Desde la Catedral, uno de los edificios más perjudicados por los grafitis, se quejaron por la situación y las integrantes de La Revuelta señalaron la necesidad de priorizar la salud antes que las paredes blancas.

A través de un grupo de Facebook, numerosas personas relacionadas con la Iglesia católica publicaron fotos que mostraban los grafitis sobre el ladrillo a la vista de la Catedral y expresaron su repudio al accionar de las organizaciones feministas que convocaron a la marcha. “Lamentablemente, en distintos momentos del año cuando hay ciertas manifestaciones, como las pro aborto, se hacen pintadas que nos dañan el edificio y nos obligan a repintar”, dijo el obispo de Neuquén, Virginio Bressanelli, en declaraciones a LU5. Lamentó también que se haya pintado el mural donde aparecen dibujadas las Madres de Plaza de Mayo de Neuquén. “Estos grupos con una ideología marcada tienen signos de intolerancia, de falta de respeto”.

Belén Grosso, integrante del colectivo feminista La Revuelta, aseguró que “las paredes también hablan de la sociedad que tenemos y que queremos”, por lo que le pareció que se trata de un espacio fundamental para difundir el número telefónico al que cientos de mujeres llaman cada año para recibir asesoramiento como también consignas a favor de la legalización del aborto.

“Nos importa más la salud de las mujeres que una plaza blanca, pura y espiritual como ellos quieren”, afirmó, y se quejó por la implementación de la cortina de agua sobre el monumento a San Martín, que antes tenía información en sus muros. Para ella, hay miles de mujeres que van a abortar de todos modos y, si no cuentan con el asesoramiento de la Red de Socorristas, lo harán pagando miles de pesos a los médicos que hacen estas prácticas “o con los viejos métodos del perejil y la aguja de tejer”.

Grosso denunció también la doble moral de la Iglesia que, aunque critica las prácticas abortivas, cuenta entre sus fieles con muchas personas que interrumpen sus embarazos. “El año pasado acompañamos a 953 mujeres y el 63% eran católicas o de algún tipo de religión”, aseguró.

Explicó que el número telefónico se difunde de boca en boca y gracias a muchos médicos y trabajadores de la salud que, ante la imposibilidad de ayudar a las mujeres en esa situación, les brindan el teléfono de las socorristas.

“La sociedad debería hacer otro tipo de reclamos, salir a pegar carteles y difundir información en lugar de quejarse porque pintan la Catedral”. Belén Grosso, Integrante del colectivo feminista La Revuelta

“La defensa de la vida es esencial. Estamos lejos de pensarnos como hermanos. Hay que aceptar nuestras diversidades”. Virginio Bressanelli, Obispo de Neuquén

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído